Gaspar Ventura: el derroche de recursos del candidato del gobernador

Por Consejo Editorial

Las palabras de Gaspar Ventura, “Venturita”, candidato blanquiazul por la alcaldía umanense, con las que, sin vergüenza alguna, afirma ser el “candidato del gobernador” añaden más condimento a mi condición de mal pensado.

Y es que si hay algo que tenemos que admitir es que “Venturita” no esconde nada y en su arranque de campaña está tirando la casa por la ventana: de todos los candidatos Gaspar es el único que se ha dado el lujo de contratar dos sendos espectaculares con un valor, según la empresa que los arrenda, de $45 mil mensuales por los dos y además organizar un mitin con un súper equipo de sonido y pantalla gigante al que acudieron los “trabajadores” de palacio.

Y es que tras la afirmación de “Venturita” no puedo dejar de pensar que bien puede tratarse de una demostración de cinismo y prepotencia por parte del candidato de Ruz Guzmán. No olvidemos que Gaspar Ventura y su equipo jurídico aun tienen un nudo gordiano por desatar en el Tribunal Electoral Estatal debido a la impugnación interpuesta por el Partido Verde de Umán, en la que reclaman que Gaspar Ventura no presentó en tiempo y forma sus gastos de campaña y tampoco los han justificado hasta ahora. Este hecho impidió que esos gastos de precampaña de “Venturita” puedan ser fiscalizados. ¿Será que Ventura, al ser “el candidato del gobernador”, goza de alguna clase de impunidad que le permite gastar lo que le venga en gana durante su campaña sin riesgo de ser auditado cómo lo marca la Ley?

Los boots de Gaspar podrán decir misa y argumentar que esos recursos provienen del presupuesto que su partido le asignó para esta campaña, pero nadie, ni el mismo “Venturita”, parecen estar dispuestos a demostrarlo con documentos y mucho menos a transparentar esas erogaciones. ¿Cómo podemos los ciudadanos estar completamente seguros que ese dispendio en la campaña de Gaspar no se paga con dinero público proveniente de la tesorería de palacio municipal?

“Venturita” se equivoca si cree que con sólo su palabra basta para que los umanenses crean que él es muy honesto, cómo afirma, porque ya los umanenses no son tan confiados cómo hace tres años. La mula no era arisca…

Su frase “soy el candidato del gobernador” no hace más que resaltar el cinismo de un discurso sin sustento que sólo sus boots cibernéticos defienden, pero no creen. En fin, el candidato del gobernador sólo viene a confirmar lo que la gran mayoría de los umanenses ya saben: que “Venturita” es Totalmente Palacio. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *