Freddy Ruz deja al olvido una comisaría de Umán

La comisaría de Dzibikak, ubicada a siete kilómetros aproximádamente de Umán la cabecera municipal, es una, si no es que la peor y las más abandonada de las comisarías de la ciudad,. Poco a poco se convierte en un lugar indigno para que las personas logren satisfacer sus necesidades básicas de vivienda y subsistencia.

Como ya es costumbre en el municipio, nos encontramos con un campo deportivo sucio, lóbrego, una cancha en mal estado, tubos oxidados y expuestos convirtiéndose en una fuente letal de tétanos y otras infecciones para cualquier persona, en especial niños y jóvenes que frecuentan esos sitios para un sano esparcimiento. El problema de la maleza está en todo el pueblo, pues a Freddy no se le da la gana hacer su deber en ese lugar. Obviamente los baches en las calles no pueden faltar y la basura en sitios públicos, ni se diga, a pesar de los esfuerzos de los pobladores en mantener limpios dichos sitios.

Además, comentaron que en el diciembre del 2018, Freddy y su gente acudieron a Dzibikak a pedir copias de INE a los más necesitados prometiéndoles una super despensa para pasar las fechas decembrinas, pero ¡exacto! justo lo que está usted pensando, no se les dio ni un chile max. Ese señor está acostumbrado a mentir y a enseñar esa mala manía a sus compinches.

Los lugareños afirman que en la primera administración Freddy Ruz les mintió, como a todos, y los dejó abandonados, sin embargo se hacían tareas de limpieza muy esporádicas; cuando se solicitaban apoyos se negaba a dárselos y en ocasiones llegó a decir frases como: “para que voy a mandar a chapear, si para eso tienen maridos” siendo grosero e irresponsable. Esta y más razones les llevó a no apoyar en su segunda campaña a Freddy, trayendo como consecuencia que este pierda en esa comisaría.

La situación anterior mal motivó a Ruz Guzmán a olvidarse completamente de Dzibikak y sus necesidades, a pesar que esta comisaría es una de las más vivas y organizadas de Umán, situación que se vuelve inútil al no tener el apoyo municipal, pues por si solos lo único que pueden hacer es no dejar de tener comida en su mesa y llevar a los niños y jóvenes a sus escuelas, pero las labores del alcalde no pueden cubrirla, entre otras cosas, porque no es su deber.

No hay que actuar mal, luego el karma se los cobra y cuando hacen sus eventos arrollan a sus autobuses llenos de acarreados por el tren y así, dejan aún peor  la reputación del pseudo alcalde. ¡Qué mal te ves Freddito! Igualito a su jefawer Vila Dosal.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *