Por Omar Xool

El alcalde de Umán, hace un par de meses, rogaba por dinero, pero ahora asegura tener recursos bastos y suficientes para comprar miles de vacunas contra COVID-19.
Ruz Guzmán no conoce la seriedad y utiliza estos temas para lucrar políticamente.

El alcalde umanense y consejero estatal panista, Freddy Ruz Guzmán, hace un par de meses rogaba de rodillas un préstamo millonario a los diputados locales, su justificación: la ciudad no tenía recursos suficientes para invertir y hacer distintas obras. Después de que dicho préstamo le fue negado, comenzó con una serie de obras y ahora asegura que, gracias a sus estrategias de ahorro, en cuanto a las finanzas, Umán siempre sí tiene recursos e, incluso, los tendría para adquirir miles de vacunas contra el COVID-19. ¿Nota usted toda la incongruencia?

Para empezar, imagínese usted estimado lector, si unos túneles desinfectantes no pudieron ser bien instalados y causaron mucha polémica, ¿cree que el alcalde podrá adquirir vacunas para este mal? Esto en la remota posibilidad de que, efectivamente, las vacunas resulten ser exitosas y ya puedan estar en la etapa de adquisición para la población mundial. Además, aún no es nada seguro de que las vacunas salgan a la venta. Rusia es el país que lleva la delantera en cuanto a este medicamento, pero aún falta un par de pruebas y etapas más, aunque hasta el momento dichas vacunas estén resultando exitosas.

Por otro lado, por muy baratas que sean estas vacunas, Freddy Ruz, solo quiere mentir a la gente, una vez más pero únicamente está mintiéndose a sí mismo. El alcalde ya no engaña a ningún umanense y este show de andar publicando que comprará vacunas para el coronavirus, es una sucia y fea estrategia política más para tratar de hacerle creer a la gente de Umán que es un excelente alcalde. La verdad, sería lamentable que algún umanense le crea.

En lugar de estar fantaseando y haciéndole al payaso, avergonzando a los umanenses, que ponga los pies sobre la tierra y que se ponga las pilas con las necesidades verdaderas de la ciudad. Que deje de engañar a la gente y de engañarse a él mismo, porque este cuento de las vacunas nadie se lo cree.
Para muestra basta un botón: ¿recuerda cuándo dijo que haría pruebas COVID-19 a toda la gente del palacio y mercado? Recordemos que únicamente se las hizo a unas cuantas personas elegidas al azar; esto nos comprueba que para faroles y faroleadas, Freddy Ruz Guzmán se las sabe de todas, todas. Freddy parece no tener límites y no se cansa de hacer el ridículo, aunque quizá después todo sí nos vacune, de nuevo, construyendo el nuevo mercado de San Francisco. Así que, umanenses, todos flojitos cooperando.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *