En Morena, Alfonso Ramírez Cuellar, marcará la diferencia

Por Jesús Solís Alpuche.

En la reciente reunión que sostuve con la directiva de El Barzon Nacional, en la ciudad de México, hicimos un análisis de la situación que guarda el Movimiento de Regeneración Nacional y el proyecto de la 4a.T, en la coyuntura de la elección de Alfonso Ramírez Cuellar en el VI Congreso Nacional de morena como Presidente de la Comisión Ejecutiva de morena, que por elección del VI Congreso Nacional extraordinario, realizado el 26 de enero, y validó ya el TEPJF para cubrir esta y otras vacantes de Dirección en el CEN, para efecto de una transición a la institucionalidad, en un lapso de cuatro meses.

Considerando que con Alfonso se abre una nueva etapa que debe remontar la crisis de identidad interna por la que atraviesa el partido y consolidarse como la base de sustento a la 4a.T., la importancia de su papel como líder social y el liderazgo político partidista; las afinidades, atracción y simpatías que se manifiestan, con él es posible configurar y rediseñar el proyecto de partido, mediante la elección de una Dirección democrática y transparente en todo su ejercicio, tanto del presupuesto como de elección de candidaturas, para 2021, que, según el INE será sumamente complejo, y morena, necesita mayoría legislativa federal, así como en los 3,500 cargos en disputa electoral, en la que participarán 96 millones de electores, no está aquí a la vuelta, con la actual situación por la que atraviesa el partido.

Bajo el tema de la importancia de fortalecimiento del Barzón, como Alianza Nacional Agropecuaria Comercializadores y Consumidores en la ruta de la construcción de la Unión Nacional de Productores de Alimentos (INPA) cuyos objetivos técnico, social y político, son fundamentales para remontar el neoliberalismo económico; le entramos a la discusión, con propuestas de solución a los graves problemas nacionales a que se enfrenta el nuevo proyecto de nación. Para esto se propuso Nuevos Reglamento interno, Directorio y Comisiones. Así como ser un factor de intermediación para allanar conflictos en los Estados entre compañeros con doble militancia en morena y el Barzón.

En mis intervenciones expuso que hay que adaptar la agenda de El Barzón sólo a la nueva política de gestiones, porque el devenir histórico del Barzón, hoy más que nunca, hay reivindicarlo como el espíritu de la 4ª.T, y la Regeneración en materia del desarrollo interno del país; agregando los elementos eminentemente políticos a mi exposición, que distribuí por escrito entre los dirigentes de los Estados presentes.
Considerando la crisis interna por la que atraviesa el partido-movimiento, por causa de una falta de claridad en la configuración y rediseño de la realidad, respecto a los cambios necesarios hice las siguientes propuestas.

1.- Dentro de la realidad diversa y múltiple en que nos movemos la sociedad mexicana, políticamente sólo prevalecen dos visiones: la del PRIANismo y la del Cambio Verdadero vía la 4ª. T; y estas son las que hay que conocer, distinguir y estudiar para que, como barzonistas y/o morenistas, nos adaptemos y actuemos en consecuencias trabajando por el nuevo proyecto de nación, que no nos es ajeno, pues siempre ha sido motivo de nuestras luchas de nacimiento contra el neoliberalismo, que no se logra desterrar.

2.- En morena hay que cerrarle el paso a los oportunistas que le sirven a los grupos de intereses oligárquicos, y lucran al penetrar en los partidos de Izquierda, para desdibujarlos históricamente.

3.- Hemos de subrayar la diferencia entre el Cambio Verdadero que queremos, para el bienestar común y, el Más de lo Mismo que caracteriza y profundiza las diferencias económicas que quieren los PRIANistas, dentro y fuera de morena.

4.- Hay que señalar, y en concreto marcar, la diferencia entre las prácticas y acciones políticas de Regeneración y Degeneración de la política. Hay que saber que el poder de dominación económica y sus instrumentos, no están tullidos, en todo el país a quienes nos involucramos en el trabajo por el Verdadero Cambio, nos tienen enfocado. Tenemos que salirnos de su foco y su discurso. Construyamos nuestro propio enfoque respecto a la Regeneración de la Política y el Cambio Verdadero, con nuestros principios éticos.

5.- Hay que tener muy presente que el Cambio Verdadero implica otras prácticas y acciones para obtener resultados justos y democráticos que no pueden venir de las mismas formas prácticas y acciones que tienen los PRIANistas, como el acarreo, la mentira, la corrupción, la simulación y las complicidades. Hay que distinguir bien entre los compromisos políticos y las complicidades.

6.- El molde de la politiquería se rompió el 1º. De julio de 2018. El Cambio Verdadero, La Regeneración y la 4ª. Transformación no son retórica política, sino una realidad urgente. Pero no vendrán por Decreto del presidente López Obrador, ni por milagro de Dios, sino de la construcción de una nueva conciencia política y social. Fundamentalmente, de la formación de una nueva realidad que hemos de construir, dentro de la realidad múltiple que vivimos. chantzacan@hotmail.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *