Empresario rompe en llanto frente a empleados; es la última vez que les pagará

“¿Se lo pago a impuestos o se lo doy a ustedes?”, un empresario sonorense reunió a sus empleados para decidir entre lágrimas que haría con el dinero que le quedaba.

HERMOSILLO, Sonora.- Esta semana un empresario sonorense grabó un video en el que lamenta decirle a sus empleados que es la última vez que les pagará debido a que sus recursos se acaban y sus ingresos son mucho menores por la pandemia del coronavirus.

Identificado como Ramón Sesma Coronado, el hombre cuenta que proviene de una familia de clase media y que siempre ha trabajado para salir adelante.

“No nací rico, ni millonario, mi padre nació en Caborca y vivió del sueldo de un Policía”.

“A los 14 años se vino a Hermosillo a una casa de asistencias, porque no había preparatoria en Caborca”.

Explica que tanto las personas como el presidente tienen el concepto erróneo de que un empresario tiene mucho dinero, sin embargo cuenta que como su caso hay muchos que tienen propiedades hipotecadas y arriesgan todo por un sueño, por dar empleo a la gente y ayudar a familias.

Es muy triste ver como un trabajo de 30 años se viene abajo, nadie podía prever lo de la pandemia.Todos dábamos por garantía ir a la playa, poder besar y abrazar a tu familia”.

Ramón añade que el coronavirus se irá pero para ello va a pasar tiempo y él tiene que pagar nóminas, energía eléctrica, entre otros gastos por lo que hizo una encuesta a mano alzada, para decidir a quien le da el dinero que le queda como la hace el mandatario nacional, sostuvo.

“Se lo pago a impuestos o se lo doy a ustedes”, preguntó el empresario antes de romper en lágrimas de impotencia.

Los empleados levantaron la mano por la opción en la que Ramón les entregara el dinero a ellos, y el empresario pidió que AMLO fuera “bendecido e iluminado”.

“Me duele el corazón decirles que es la última vez que puedo pagarles, porque cuando acabe esto no tendrán una empresa a la cual regresar”.

Por último, hizo un llamado a los empresarios a cuidar a sus empresas y a pagar hasta donde puedan porque “nadie está obligado a lo imposible.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *