El Can Mayor da carpetazo a la investigación de las empresas fantasmas de Vila

“El resultado fue inexistencia y ya se acabó ese caso”, recalcó. Carpetazo total, es más están muy saludables, vivitas y coleando y trabajan con artera impunidad al servicio del Lord

Por El Cazador Nocturno

En política no hay casualidades. Este jueves, el principal medio impreso de Yucatán nos despertó con la noticia de un “millonario robo” en el Instituto de seguridad Jurídica Patrimonial (Insejupy). Unas horas más tarde, otra noticia importante: La Auditoría Superior del Estado anunció que no se encontraron empresas “fantasma” en la administración municipal de Mauricio Vila Dosal.

Las instalaciones del Insejupy gozan de seguridad reforzada, con vigilantes externos y cámaras de vigilancia en los ángulos estratégicos. No es para menos: resguarda la memoria jurídica del patrimonio de todos; su Registro Público de la Propiedad es para abogados y periodistas lo que las redes sociales esa los milenials, una fuente inagotable de consulta que te permite conocer las propiedades y las empresas vinculadas con la persona a investigar, sea empresario, servidor público, cónyuge o una persona demandada por la vía penal.

Ahí nos podemos enterar de cómo algunos de los aspirantes a cargos de elección popular del próximo año (e incluso del 2024), ya comenzaron a borrar sus numerosas propiedades mediante ventas y donaciones. Cómo algún Cenador del PRI ya puso en venta su rancho de Motul y otras propiedades para adelgazar su inmensa fortuna personal y familiar, o como ex legisladores panistas se apropiaron de terrenos donados en Dzityá, para fines sociales.

Desde muy temprano, las distintas corporaciones policíacas acordonaron la dependencia. No encontraron puertas o ventanas forzadas. Los empleados de las diversas áreas del Insejupy debieron esperar a la revisión de las cámaras de seguridad y al interrogatorio de varios vigilantes del turno nocturno.
En horas de la tarde, el gobernador Mauricio Vila Dosal, a través de sus voceros no oficiales, se retractó del millonario robo, dijo que fue un intento de soborno telefónico, en horas de la madrugada, que recibió un vigilante.

Casi al mismo tiempo, el Can Mayor de la Auditoría Superior, quien llegó a ese puesto en el gobierno de Rolando Zapara Bello, informó en el Congreso del Estado que se desechó la denuncia de “empresas fantasmas” en la administración municipal de su actual jefe, Mauricio Vila. “El resultado fue inexistencia y ya se acabó ese caso”, recalcó. Carpetazo total.

Si la Auditoría Superior de Mauricio Vila llegó a esa conclusión, aplaudimos el espíritu empresarial del ex franelero Nicolás Aké, presentado en la administración municipal de Vila como socio mayoritario de la empresa Rémora Espectáculos y Representaciones, S.A. de C.V., a la que en 2017 le canalizaron más de 6 millones de pesos. Su firma consta en el contrato con su empresa, proveedora del organismo Capital Americana de la Cultura.

Entonces, el Instituto Yucateco de Emprendedores debe organizar foros en las escuelas, para los estudiantes reciban de viva voz el gran ejemplo de Rogelio Ek Sulú, quien de barrendero público brincó a empresario millonario. O cualquier directivo de las 21 empresas que prestaron servicios y mantenimiento de áreas verdes, con facturas que amparan montos del millón y medio hasta los 20 millones de pesos, a pesar de que no contaban con empleados, bienes o infraestructura. Hoy deben ser empresas bien consolidadas.

Si un fiscal anticorrupción priista asegura que no hubo empresas fantasmas en un gobierno panista, ¿Por qué no creerle?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *