Diversos fenómenos astronómicos protagonizarán los planetas en 2020

El especialista Eddie Ariel Salazar Gamboa anunció que la Luna y los cinco planetas visibles serán los protagonistas de diversos fenómenos astronómicos a efectuarse en 2020, entre los que destacarán la aparición de todos estos astros en una misma noche, en el cielo de la Península de Yucatán.

Asimismo, el astrónomo yucateco añadió que en ese mismo año habrá una Luna azul, es decir, en un solo mes Selene estará, en dos ocasiones, en la fase de llena.

Reconoció que en esta ocasión sólo habrán dos eclipses lunares, pero penumbrales, es decir, sólo disminuirá la magnitud lumínica del satélite natural de la Tierra.

Afirmó que a lo largo de 2020, desde la Península de Yucatán se apreciarán diversos fenómenos astronómicos, entre los que destacarán los protagonizados por Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno y la Luna.

Incluso, también destacarán lluvias de estrellas, conjunciones y oposiciones planetarias así como fenómenos arqueoastronómicos y las fiestas movibles reguladas por la Luna, reiteró.

Todo ello, sin descartar las apariciones de cometas así como de asteroides que puedan pasar cerca de la Tierra.

Por ende, consideró a 2020 como “uno de los mejores año”, desde el punto de vista astronómico, por lo que garantizó a los pobladores de la Península de Yucatán una diversidad de sucesos, los cuales se apreciarán sin necesidad de instrumentos de precisión.

Ejemplificó el caso de la observación de los cinco planetas visibles en el cielo nocturno, los cuales estarán casi alineados del 14 al 16 de julio próximo.

Remarcó que el mejor día será en la madrugada del 15 de julio, pues los planetas estarán alineados de Poniente a Oriente, empezando por Júpiter, seguido de Saturno, cerca del cenit estará Marte, y del otro extremo, Venus y Mercurio.

“Ese día, el primero en desaparecer será Júpiter y el último será Mercurio, aunque sólo se apreciará un momento, ya que a los pocos minutos de que salga por el horizonte será opacado por el Sol, en tanto que la Luna estará entre Marte y Venus”, acotó.

Detalló que 2020 el quinto año bisiesto de éste tercer milenio, motivo por el cual febrero tendrá 29 días.

Los primeros del año

El académico del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM) el primer fenómeno astronómico será que el 1 de enero, el Sol aparecerá a las 6:35 horas y se ocultará a las 17:28 horas.

Asimismo, la epacta será cinco, es decir, el 1 de enero la Luna estará es el quinto día después de la fase de nueva, por lo que el 3 del mismo será cuarto menguante.

Enunció el perihelio de la Tierra, previsto para al 3 de enero, es decir, el punto más cercano al Sol, a una distancia de 0.98 Unidades Astronómicas (una UA equivale a 149 millones 500 mil kilómetros). El afelio, a una distancia de 1.02 UA, será el 5 de julio.

Recordó la anécdota de que “un día me preguntaron el porqué hace frío en enero si estamos tan cerca del Sol, la respuesta es que todo depende del ángulo de inclinación de la Tierra”.

Informó que “el 2020 iniciará con el pie derecho, pues son diversos los fenómenos que se observarán a simple vista, a lo largo del año”.

Expresó que la Luna estará en perigeo el 13 de enero, el punto más cercano a la Tierra, es decir, a una distancia de 365 mil 958 kilómetros.

Luna azul y eclipses

Añadió que en ésta ocasión habrá un luna azul, pues en octubre habrán dos plenilunios, el 1 y el 31 de dicho mes.

Descartó la aparición de la súper-lunas, ya ésta acontecerá el 25 de mayo de 2021, fenómeno en el que coincide tanto su fase de plenitud con su máximo acercamiento terrestre. Incluso, de manera indirecta también se apreciará con el aumento con las mareas, efecto relacionado con la atracción de la gravedad entre ambos cuerpos celestes, así como otros sucesos naturales que también repercuten en el hombre.

Por ende, durante el año habrán 13 plenilunios o lunas llenas, así como 12 novilunios o lunas nuevas,

Eclipses

Salazar Gamboa resaltó que a lo largo de la humanidad, entre los acontecimientos más notables destacan los eclipses, y en ocasión serán dos de Luna que serán visible en México, aunque serán de tipo penumbral.

Comentó que el primero ocurrirá el próximo 4 de julio y el siguiente el 30 de noviembre.

Desde la Península de Yucatán, la Luna no entrará al cono de penumbra que generará la Tierra, motivo por el cual el satélite no tendrá el acostumbrado color ocre.

Conjunciones y oposiciones

En conferencia de prensa abundó que el 20 de marzo habrá una conjunción entre Marte y Júpiter, pues en la bóveda celeste estarán relativamente cerca, desde el punto de vista visual tendrán una apertura de 42 minutos y 27 segundos de arco.

Asimismo, el 31 de marzo será la conjunción entre Marte y Saturno, con una apertura de 54 minutos y 21 segundos de arco.

El más espectacular ocurrirá el 21 de diciembre y los protagonistas serán Júpiter y Saturno, con una separación de seis minutos y seis segundos de arco.

Los yucatecos -continuó- bien podrán apreciar este suceso notable, pues la conjunción entre ambos colosos sólo se registra cada 20 años, aproximadamente.

También se apreciarán tres oposiciones planetarias, por Marte, Júpiter y Saturno, es decir, en un momento dado formarán un ángulo llano con respecto al Sol, pues al momento en que nuestra estrella se oculta por el horizonte, el otro astro emerge.

El primero ocurrirá el 14 de julio, y será protagonizado por el gigante joviano, mientras que segundo será el 20 del mismo mes, con “el gran señor de los anillos” y el tercero, con Marte, el 13 de octubre.

Lluvias de estrellas

El profesor emérito de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) abundó que anualmente se presentan hasta 125 mal llamadas ‘lluvias de estrellas’, pues debe de ser ‘de meteoritos’, de las cuales, 29 son notables.

Sin embargo, cuatro son las más copiosas, tal el caso de Cuadrántidas, del 3 y 4 de enero; Perseidas (Lágrimas de San Lorenzo), del 11 y 13 de agosto; Oriónidas, del 17 al 25, y Gemínidas (Lluvia de la Virgen), del 11 al 13 de diciembre.

En todas estas, en promedio se observan al menos 120 meteoritos por hora, siempre y cuando se tengan las condiciones ideales para apreciarlas a plenitud.

De menor intensidad son la Líridas, Eta Acuáridas, Táuridas y Leónidas, entre otras el especialista, acotó.

A consecuencia del número de lluvias de estrellas, algunas de ellas se traslapan, cuya distinción se debe a la hora y el lugar donde aparecen los meteoritos.

Arqueoastronomía

Salazar Gamboa agregó que el cambio de estación correspondiente al equinoccio de primavera se registrará el 19 de marzo, a las 21:49 horas, que es el momento justo cuando la Tierra está totalmente vertical, aunque una semana antes, para la Península de Yucatán será la igualdad del día y la noche.

Recordó que 1971 fue el último año en que el equinoccio de primavera cayó el 21 de marzo, y en 2020 ocurrirá el 19, ya que es bisiesto.

Aclaró que el solsticio de verano será el 20 de junio, a las 16:43 horas, con la máxima declinación del Sol al Norte; el equinoccio de otoño, el 22 de septiembre, a las 8:30 horas, y el solsticio de invierno, el 21 de diciembre, a las 4:02 horas, el máximo desplazamiento del astro al Sur.

El primer paso del Sol en el cenit se registrará en mayo, específicamente el 22 en Uxmal, el 23 en Chichén Itzá y el 24 en Dzibilchaltún.

Mientras que el segundo paso cenital será el 18 de julio en Dzibilchaltún, al día siguiente en Chichén Itzá y el 20 del mismo mes, en Uxmal.

Enunció que “estos son los días en lo que mejor se apreciarán los fenómenos arqueoastronómicos que se registran en diversas ciudades mayas, tal el caso de Acanceh, Aké, Chichén Itzá, Dzibilchaltún, Mayapán, Oxkintok, Uxmal, principalmente.

Fiestas movibles

Finalmente, en cuanto a las fiestas movibles, el entrevistado señaló que el Domingo de Pascua será el 12 de abril, celebración litúrgica que se basa en el cálculo de la primera Luna llena después del equinoccio de primavera, la cual acontecerá el 7 del mismo mes, a las 20:35 horas.

Por ende, el Martes de Carnaval será el 25 de febrero, ya que son 40 días de diferencia entre ambas fechas, al mismo tiempo que el domingo de Ramos será el 5 de abril.

Aseveró que “la Luna es quien determina todas las fiestas religiosas movibles, como es el carnaval y Semana Santa. Estos acontecimientos religiosos están marcados por la primera Luna llena después del equinoccio de primavera”.

Por ende, el Viernes Santo será el 10 de abril, fecha de la crucifixión de Jesús datada en el 14 Nissan de la cronología judaica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *