Confirman que el precandidato panista a la alcaldía de Dzilam González maltrataba a sus alumnos

Por Cándida F.

Madres de familia que atestiguaron el caso en Tekal de Venegas relatan cómo lograron que se le diera de baja como maestro al ahora precandidato a alcalde de Dzilam González por el PAN, Guímer Evelio Lizama Ancona.

Su carácter “delicado” y la falta de profesionalismo parecen perseguir a Guímer Evelio Lizama Ancona, más conocido como Paco, precandidato del PAN a la alcaldía de este municipio.

Seguidores de la otra precandidata de ese partido, Guadalupe Peraza Kumán, se dieron a la tarea de recabar testimonios de personas que fueron protagonistas o testigos del escándalo que, como informó ayer este medio electrónico, protagonizó Lizama Ancona en una escuela primaria de Tekal de Venegas, a pesar de que ahora lo niega porque esa acusación podría sacarlo de la carrera por la candidatura si se aplican los criterios de Acción Nacional para la selección de aspirantes a puestos de elección.

Como se puede escuchar en los archivos de audio que acompañan esta nota, el precandidato, quien es dueño de una cantina en esta cabecera municipal, fue acusado por malos tratos contra los niños a los que daba clases en una escuela de Tekal de Venegas, y quienes primero reportaron las anomalías a sus padres, y de inmediato se iniciaron gestiones para exigir la renuncia del maestro agresor.

Las informantes, que pidieron el anonimato para no tener más problemas con gente que defendió a Guímer Evelio, indicaron incluso que no sólo un niño fue el maltratado sino varios, y que entre los recursos que utilizaron para pedirle a la dirección del plantel el cese del agresivo maestro, estuvo que cada uno de los menores agredidos escribió una cartita relatando Lo que le había sucedido con el profesor.

Además, el maestro se ausentaba mucho tiempo de la escuela y dejaba sin atención a los pequeños. “Se salvó de que lo lincharan, porque muchos padres de familia están muy molestos con él y lo que les hacía a los niños”.

Una de las informantes indicó que en su caso su hija fue la que le reveló los malos tratos que le daba el profesor: “Mi hija tenía una bola en la cabeza, porque el maestro Lizama le pegaba ahí con un anillo que llevaba puesto en uno de los dedos de las manos. Le advertí que, si se volvía a meter con mi hija, y le volvía a pegar, yo me iba a encargar de ponerlo en su lugar. Luego de eso se calmó un poco”.

Las informantes subrayaron que sí fue verdad el caso del maestro agresivo que ha salido a relucir ahora en tiempos de campaña. “No fue mentira”, subrayó una de las informantes. “Después de que se empezó a investigar el caso vino a decirme ‘doña, que me ayude, tengo problemas para quedarme en mi trabajo, le contesté que yo le tenía que hacer caso a mi hija y defenderla; sé que finalmente lo mandaron lejos a otra escuela, logró permutar (intercambiar plazas) con una maestra.”
-Le dije que yo no iba a dejar pasar que haya lastimado a mi hija. Y de verdad sí tenía una bola (un chichón o chuchuluco) en la cabeza, a pesar de que el maestro decía que no le había hecho nada.
-Ya lo empezamos (el caso en su contra), pues lo vamos a tener que terminar, le dije; me da mucha pena por usted; muchas veces la pedimos que se calmara, pero usted no se aguantó.
La informante agregó que al regreso de unas vacaciones ya no le permitieron al profesor Lizama Ancona volver a dar clases en esa escuela, porque los papás ya no querían que esté frente a grupo.
Recordemos que a Evelio Lizama también, en 2005, se le vinculó en un caso de presunta violación, asunto del que informamos en una nota aparte publicada el día 19 de este mes en este portal noticioso. Por nuestra parte continuaremos con la investigación de este tema y les ofreceremos los testimonios de los ciudadanos agraviados.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *