Carmen Guzmán, los candidatos y los candidotes

Por Consejo Editorial

Carmen Guzmán

El escándalo protagonizado por Carmen Guzmán, la madre del alcalde de Umán, en la comisaría de Tanil es la fotografía sin filtros, ni Photoshop, que muestra al desnudo y hasta los huesos la realidad de las dos administraciones panistas encabezadas por Freddy Ruz Guzmán.

Umán no sólo ha caído en el abandono total por parte de un ayuntamiento que, regidores incluidos, sólo se han dedicado a saquear las arcas públicas sino que, además, la actitud prepotente y cínica de la Guzmán dan fe que la familia Ruz-Guzmán-Couoh han convertido a Umán y sus comisarías en su feudo y a sus habitantes en sus lacayos.

Los Ruz-Guzmán-Couoh se han tomado muy en serio que este año, su último año, es su “Año de Hidalgo” y al grito de “¡chingue su madre el que deje algo!” intentan apoderarse de unos terrenos ejidales de manera oscura, por no decir ilegal. En tan sólo seis años han pasado de ser unos humildes tortilleros, propietarios de un molino, a ser los nuevos millonarios y terratenientes de Umán.

Sin embargo muy pronto le rendirán cuentas a la Ley y tendrán que demostrar ante un juez que todos esos bienes obtenidos lo hicieron de manera legal.

Los candidatos

Pero, tal y como cínicamente le gritó Carmen Guzmán a los ejidatarios en Tanil: una cosa es que su hijo ya no continué siendo presidente dentro de unos meses y otra muy diferente es que deje de mover los hilos de las marionetas en palacio municipal. Y es que hay que ser muy inocente cómo para no esperar que los Ruz Guzmán no han pactado un trato de impunidad con los candidatos del PAN y de Movimiento Ciudadano: Gaspar Ventura y Mardoqueo Uicab, respectivamente. Y puede ser que hasta el priista Julián Pech también haya platicado con Freddy al respecto.

Tanto Gaspar Ventura como Mardoqueo Uicab fueron parte de este trienio freddista y ambos le deben “favores políticos” a Ruz Guzmán.Es más, incluso es del conocimiento publico que Mardoqueo fue aviador durante el primer trienio de Freddy. Uicab fingió que “trabajaba” como director de protocolo y logística para embolsarse, sin mover un dedo, $15,000 mensuales. Pero también recordemos que Mardoqueo fue operador de Ruz Guzmán en la pasada campaña política y participó activamente en presuntos desvíos de dinero público para “pagar” a lideresas. El caso más conocido y ampliamente documentado es la “oferta” de $30,000 que Freddy y él le hicieron a Julia Rosado.

Como regidor en esta administración su historia es ampliamente conocida: no hizo nada más que alzar la mano para “legalizar” las irregularidades de su alcalde.

Por su parte “Venturita” también le debe a Freddy por lo que es altamente improbable que le muerda la mano. Gaspar jamás hubiese sido candidato en el PRI, por lo que la negociación con Freddy de apoyarlo para ser candidato por el PAN, amen de contar con los recursos municipales y del DIF, es una factura que “Venturita” tiene que pagar.

Los candidotes

A pesar de lo evidente aun hay cándidos que de verdad creen que Ventura significa un verdadero cambio para Umán. Y es que en serio se necesita ser muy inocente, o tener intereses creados, para no pensar que si Freddy puso a Gaspar Ventura en los reflectores públicos; hizo a un lado a la “primera dama” para darle a “Venturita” el manejo del DIF municipal y poner a su disposición la dirección de comunicación social pera promoverlo hasta el hartazgo es a cambio de nada.

Ventura es el pasaporte de la familia Ruz-Guzmán-Couoh hacia la impunidad, quien crea lo contrario peca de candidote. Tambien entran en esa categoría de candidotes los boots de “Venturita” que, con toda seguridad intentaran deslindarlo de Ruz Guzmán argumentando que Gaspar es honesto y que su único “pecado” es haber pertenecido a la administración de Freddy. Con seguridad esos boots dirán que yo demuestre mis dichos. Bueno, a esa gavilla de candidotes les tengo una noticia: es que fue servidor público y ahora es candidato es Gaspar Ventura, por lo tanto sus acciones están sujetas al escrutinio y a la opinión pública y publicada. Quien anda pidiendo el voto y la confianza popular no es quien esto escribe sino “Venturita” y, a como están las cosas en Umán, quien debe demostrar con hechos ante los ciudadanos que de verdad quiere servir a la ciudadanía es Gaspar Ventura. ¿Por qué no empieza con llevar ante la justicia a Carmen Guzmán y a su hijo por presunto abuso de poder y uso de recursos públicos para beneficio personal por lo sucedido en Tanil?

Ojalá que, ahora sí, los umanenses razonen su voto y no se dejen influenciar por una banda de boots pagados. Es cuánto.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *