Artesanos y comerciantes buscan otras alternativas para sobrevivir

Progreso.- Artesanos y comerciantes que laboraban apenas unos meses atrás, por cuestiones del COVID-19 tuvieron que dejar su “zona de confort” y ver por otras alternativas en trabajos u oficios variados desde albañilería, carpintería, “martillos” de taxis, entre otros.

Un ejemplo de ello es Antonio Artola Jiménez quien laboraba en la zona turística del malecón tradicional, principalmente en días de cruceros o fines de semana cuando se daba el arribo de los turistas nacionales y locales.

Artola Jiménez se dedica desde hace unos años a la elaboración de artesanías usando metales, piedras, arcilla, monedas antiguas, entre otros materiales para la elaboración de pipas, collares, pulseras y adornos de mesa.

Ahora por cuestiones de la pandemia se dedica a la construcción de naves pesqueras a escala, que vende en la zona del Puerto de Abrigo a 1,500 la pieza.
Ya he vendido un buen número de barquitos, los pescadores son de mis mejores clientes porque los utilizan para adornar su sala o su oficia, si se trata de dueños de barcos o patrones, destacó.

Él como muchos otros que dependían del turismo de barcos extranjeros donde sacaba sus buenos dólares, ha tenido que echar mano de su ingenio mexicano para poder salir adelante y darle de comer a su familia.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *