Anuncios alegres en un estado feliz…

LA VISIÓN DE CARONTE

Por Miguel II Hernández Madero

En la campaña electoral de 2018 a los yucatecos nos prometieron un grato horizonte, porque “Yucatán merece más”; como decía la principal frase de campaña y la suma de promesas de un candidato aprovechando el descontento con la administración que finalizaba, con la inconformidad y división que prevalecía en el otro partido en pugna, dio como resultado que el otrora partido arrollador volviera a salir de Palacio de Gobierno, sumamente lastimado y con heridas profundas que no se han preocupado por curar.

Mauricio Vila Dosal llegó al Palacio de Gobierno como fruto del hartazgo de la gente con dos administraciones priístas de simulación y soberbia, combinado con la esperanza ofrecida de mejorar las condiciones de la entidad. Todo ha quedado hasta ahora en simples promesas de discursos bonitos en los que se le decía a la gente lo que esperaban escuchar, pero sin un compromiso serio o un plan determinado.

Hubo un buen inicio, cuando Vila Dosal a través de su Secretaría General de Gobierno, dio a conocer presuntos desvíos presupuestales cometidos en la administración rolandista y muchos creyeron que eso era el inicio de una barredora jurídica, que si bien no recuperaría los recursos perdidos, sí en cambio mostraría que se actuaría conforme a la Ley. Pero ese anuncio quedó en simples palabras, pues no se volvió a tocar el tema.

Por el contrario mes a mes vemos que el gobernador de Yucatán es nombrado el mejor de todo el país, en algún aspecto, no importa si es por dar más boletines, por tener la mejor sonrisa, por considerarlo el más confiable, en fin…, los títulos sobran y lo importante es manejarlo como el mejor. Aunado a eso se dan cifras alegres, que son desmentidas por los sectores involucrados, quienes se preguntan de qué se está hablando.

Como ejemplo tenemos el programa de salud de 24 horas los sietes días de la semana, para todas las comunidades, pero que en realidad tiene fuerza mediática, pero no real. Pese a ese programa se han registrado muertes por falta de atención, de médicos o de medicinas; y aun así se presume de un sistema de salud eficaz y eficiente, cuando además el Hospital O´Horán carece de mobiliario, de mantenimiento y de personal, por ejemplo.

Y siguiendo con el aspecto de Salud Pública, tenemos que hay brotes de dengue, ya tenemos los primeros casos fatales de influenza, las cifras de pacientes con VIH aumentan y ni hablar de otro problema de salud pública como lo es la depresión que nos ha dado otro primer lugar, tristemente en cuanto a la prevalencia de suicidios a nivel nacional.

Pero somos un estado muy feliz, en desarrollo y con las mejoras autoridades. Igual se decía cuando Graciliano Alpuche Pinzón fue gobernador y cuando estuvo al frente de la administración Víctor Manzanilla Schaffer (ambos ya fallecidos). Ambos no terminaron sus encargos y pidieron licencia cuando la situación cuando se evidenció que no podían controlar ni a los miembros de su propio Gabinete.

¿Ocurrirá lo mismo esta vez? Poco probable, pues la tendencia de la 4 Transformación es dejar hacer, no admitir errores ni enderezar el rumbo, así tendremos un muy largo sexenio, al término del cual la deuda habrá crecido exponencialmente, tristemente con un horizonte muy gris para los burócratas estatales y con una economía afectada.

Hasta ahora, según las cifras de la CONEVAL, el 42 por ciento de los yucatecos viven en la pobreza. Esperemos a ver cuáles son las cifras de cierre cuando se den a conocer los nuevos datos en el primer cuatrimestre de 2020.

Ojalá que este mal sueño, no se convierta en una pesadilla.

Hasta la próxima…

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *