Ante Polvo de Sahara, en Mérida aumentó en 50 las partículas

La presencia de la nube de Polvo del Sahara que cubre la Península provocó en Mérida un aumentó hasta en 50 por ciento de partículas y micropartículas contenidas en el aire, reveló el estudio de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

Asimismo, se recomendó el uso de cubrebocas, entre otras medidas de prevención, en especial para las personas con enfermedades respiratorias y crónico degenerativas.

De acuerdo con el “Sitio Mérida” de la Red Universitaria de Observatorios de la Facultad de Química de la Máxima Casa de Estudios, “el arribo de una nube proveniente del continente africano que transporta altas concentraciones de material particulado, mejor conocido como Polvo de Sahara”.

Resaltó que éstas partículas naturales en el aire se suman a las que son emitidas de manera local, en Mérida.

Ayer, a las 15 horas, se superó el límite máximo recomendado para material particulado, de acuerdo a las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El límite promedio recomendado a 24 horas para las pequeñas partículas sólidas de 10 micrómetros de diámetro (PM10) es de 50 microgramos (μg) por metro cúbicos, pero con la presencia de la nubosidad, la cifra aumentó en 45.5 por ciento, para llegar a 72.75 μg/m3.

Mientras que en el caso de las micropartículas de 2,5 micrómetros de diámetro (PM2,5), lo recomendado es de 25 μg/m3, pero el crecimiento es del 15.12 por ciento, por lo que llegó a 27.78 μg/m3.

Por ende, se espera que la concentración incremente en las próximas horas, por lo que se recomendó tomar precauciones para evitar sufrir de algún efecto adverso por la presencia de estos polvos, especialmente a personas que sufren continuamente de alergias, asma u otras afecciones respiratorias.

De tal manera, se debe de mantener cerradas puertas y ventanas, en la medida de lo posible, así como procurar no realizar actividades al aire libre, además de usar los cubrebocas.

La exposición prolongada o repetitiva a las PM10 puede provocar efectos nocivos en el sistema respiratorio de la persona, no obstante son menos perjudiciales que las PM2,5 ya que al tener un mayor tamaño, no logran atravesar los alveolos pulmonares, quedando retenidas en la mucosa que recubre las vías respiratorias superiores.

Las partículas más dañinas para la salud son las menores de 10 micrómetros (PM10), que pueden penetrar y alojarse en el interior profundo de los pulmones.

La exposición crónica a las partículas agrava el riesgo de desarrollar cardiopatías y neumopatías, así como cáncer de pulmón.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *