85 aniversario de la muerte y homenaje a Felipe Poot en Kinchil

Por Jesus Solis Alpuche.

Hoy varios representantes de defensa de las tierras y territorios ejidales en Yucatán, depositaron un arreglo floral frente el busto de Felipa Poot, con motivo del 85 aniversario de su muerte en esta población. Posterior a la ofrenda frente a la imagen; en el kiosco de la población, Pedro Quijano Uc y el que esto escribe, hablamos de la importancia de visibilizar la vida de esta gran mujer, fuera de serie para la época, y su lucha por la justicia social desde la perspectiva del pueblo maya, cuando se les mantenía acasillados, aun se les azotaba y vivían sometidos a las tiendas de raya en las haciendas henequeneras, donde se les hacía trabajar en la siembra y corte de pencas de henequén doce horas al día, o más.

Sostengo que en esta 4ª Transformación vivimos una controvertida etapa con la llamada 3ª. Transformación atribuida a la Constitución de 1917 que sólo pudo cuajar con el Plan Sexenal, del presidente Lázaro Cárdenas -1934-1940- y sus proyectos de Educación Socialista, Reparto Agrario y Expropiación petrolera, cosa que no está pasando ahora, siendo el año de 1936 fatídico para agraristas y profesores cardenistas, que apoyaron las reformas en todo el país.

La controversia consiste en que en la 3ª.T no se cumplían las leyes agrarias al existir enormes latifundios de plantaciones henequeneras y haciendas, hasta que el gobierno las hace cumplir. Hoy en la 4ª.T, son las leyes que permiten en forma legaloide el despojo y la acumulación de tierras y territorios, mismo que el gobierno insiste en cumplir, y no quiere cambiar.

En Yucatán, las oligarquías aliadas al Gral. Plutarco Elías Calles, ‘’jefe máximo de la revolución’’ se opusieron radicalmente al reparto agrario y ese 1936, el 19 de enero fueron asesinados Ignacio mena y Adalberto Sosa en Temozón; Felipa Poot el 28 de marzo en Kinchil y Rogelio Chalé el 5 de septiembre en Dzitas-Xocenpich.

La oposición a las reformas cardenistas fue violenta. Y es en esa etapa sucede, que en una reyerta por causas electorales y las candidaturas de Gualberto Carrillo Puerto, candidato del PNR del ala callista y Gonzalo López Manzanero del mismo partido, pero del ala cardenista cae, junto con varios kinchileños en una provocación y es asesinada por Mario Tenorio, agente gualbertista, que le da muerte en calle 20 por 25 de esta población.

Se ha propagado mucho la idea que fueron los caciques locales -los Chopos- los que la asesinaron, pero no es así. No se menciona a Gualberto Carrillo Puerto y al Partido Socialista del Sureste, que en realidad son los responsables de los crímenes de esa época en que se pusieron al servicio del capitalismo agrario.
El papel de Felipa Poot es paradigmático en la historia, porque a la mujer de ese tiempo no se le concedían derechos políticos. Aprendió a leer y escribir y a dominar el castellano en sólo un año de enseñanzas del Profr. Bartolomé Cervera Alcocer, con quien promovió el cooperativismo y los derechos de las mujeres. Fue promotora política comunitaria y con docenas de campesinos en palacio de gobierno de Mérida exigió al gobernador Fernando López Cárdenas la liquidación del cacicazgo del PNR en Kinchil en manos de los llamados Chopos, que servían a los intereses de los hacendados henequeneros de la región.
Al ser desconocido por el Congreso del estado el cacicazgo municipal por sus abusos de autoridad, Felipa Poot fue parte del Consejo de gobierno municipal, promoviendo las ideas sociales y comunitarias hasta que le cortaron la vida un día como hoy.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *