233 casos positivos acumulados y 27 defunciones de COVID-19 en Umán

Esas cifras es algo que servidores públicos no leen.

Por Aquilesvoy Tinal

La encargada del Registro Civil Municipal es una más del montón de servidores públicos que muestran su desinterés en cuanto a las medidas preventivas para evitar contagios de COVID-19.

Esta pandemia trajo consigo un disparate total y, como se dice coloquialmente, “una sacadera de trapitos al sol”. Sobre todo, para los servidores públicos, pues son quienes más han demostrado su credibilidad en que su “poder civil público” los hace inmunes al coronavirus. Total, sí el jefe y también alcalde de Umán, Freddy Ruz Guzmán, hace fiesta e incluso se va de viaje, que no podrían hacer los demás empleados del ayuntamiento.

En esta ocasión, como se mencionó más arriba de esta entrega, la encargada del Registro Civil, la muy popular y geniuda Concepción Ruiz, mejor conocida como “Conchi”, fue expuesta en una cuenta pública de la red social Instagram que se dedica a evidenciar la inconsciencia de ciudadanos en general. “Covidiotas Yuc.”, como se titula dicha cuenta, evidencia gente irresponsable reunida en fiestas y creando pequeñas aglomeraciones, esto a través de sus “historias de Instagram”, las cuales son aportaciones anónimas de gente que si desea cuidarse de este mal.

Cabe señalar que “Conchi” se ha encargado de crear fama porque, al parecer, ella piensa que le pagan para tratar grosera y prepotentemente a la gente que se acerca a su instancia para hacer un trámite. Ya nos dimos cuenta que le valen un comino todas las recomendaciones y prefiere entonces reunirse con sus amigos, exponiendo a sus familiares, a la gente con la que tiene contacto y a ella misma.

“Covidiotas Yuc.” enseñó a los umanenses que, una vez más, son los mismos servidores públicos quienes se han vuelto rebeldes en cuanto a acatar las medidas preventivas de sana distancia y a quedarse en casa, salvo se tenga que salir a hacer lo necesario. ¡Ay Conchita!, lo peor igualas, aunque quien sabe, total, ella se las da de muy diva y arrogante, igual y su impulso de desobedecer las medidas de prevención, fue propio y sin afán de copiarle a nadie porque, según ella, es una mujer auténtica y rebelde, por cierto.

Ojalá que estos 233 casos de COVID-19 en Umán poco a poco ayuden a crear conciencia a la gente, y que se den cuenta, sobre todos los servidores públicos que siempre tienen contacto con la gente, que este virus es real y está matando a la gente, para prueba de eso en esta ciudad ya han sido 27 las personas que han perdido la batalla contra el coronavirus.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *