Home / Kanasín / Un médico agrede a una señora en la clínica del IMSS de Kanasín

Un médico agrede a una señora en la clínica del IMSS de Kanasín

Por Félix Bigman

María del Carmen May Cetz llevó a su hijo con fiebre al IMSS de Kanasín y recibió agresiones del médico, al parecer sin vocación, Cristian Isaac Tomás Chávez. Además, la administración de la clínica habló a la policía municipal para que detuvieran a la afectada, quien recibió agresiones verbales de un agente policial.

Relata la joven madre Carmen May Cetz, que el día 17 de septiembre, cerca de las cuatro de la tarde, llevó su hijo de seis meses de edad a la clínica UMF17 de la cuidad de Kanasín para consultar en el área de urgencias, pues su pequeño tenía 38 grados de temperatura y diarrea. Después de más de cuatro horas de espera, a las nueve de la noche, llegó la médico en turno quien le pidió a al saliente, de nombre Cristian Isaac Tomás Chávez, que atendiera al bebé de la paciente, lo que al parecer originó la molestia del médico deshumanizado quien insultó a la señora diciéndole «bruta» y posteriormente le arrebató su teléfono mientras la afectada hacía una llamada telefónica para pedir a su padre que fuera por ella.

El médico Tomas Chávez pensó que May Cetz lo estaba grabando, por lo que solicitó a los elementos de seguridad presentes que la encerraran en un consultorio continuo, minutos después fue abordada por elementos de la policía municipal quienes la tuvieron en contra de su voluntad y le dijeron que la llevarían detenida a petición de Tomás Chávez y la administración de la clínica, sin pensar que la vida del menor estaba en juego.

Comenta la señora afectada, que un agente municipal, a quien ella conoce por los apellidos Leal Brito, saliéndose de sus funciones como policía la ofendió diciéndoles improperios y palabras altisonantes humillándola, tratando de criminalizarla delante de los demás usuarios y pacientes presentes, quienes testificaron lo ocurrido. Posteriormente, la joven madre fue escoltada por la policía hasta una ambulancia de la corporación. Carmen May Cetz relata que sintió que tanto en “médico” como la policía la trataron como un criminal, demostrando inhumanidad ante la desesperación y angustia que tenía por la enfermedad de su bebé.

Con ello demuestra la policía municipal de Kanasín, por enésima ocasión, falta de preparación y estar plagada de gamberros insolentes y exhiben a los cuatro vientos el mal trabajo de los responsables de la seguridad de este municipio: el regidor de seguridad pública, Joshio Aaron Franco Batun, y del director de seguridad y prevención al delito, Mario Humberto Caamal Salas, quienes debieran sentir vergüenza por este atentado en contra de una ciudadana la cual, asegura, haber sido afectada en sus derechos por quienes debieran estar luchando contra del crimen y la delincuencia.

El comandante Caamal Salas, al parecer, está cometiendo los mismos actos de represión que sus antecesores, que tanto daño han causaron a los kanasinenses. ¿Qué puede haber de honorable en elementos policiales que atacan reiteradas veces a la ciudadanía en defensa de servidores públicos que violan los derechos humanos?
Tiene la obligación el alcalde William Pérez de vigilar exhaustivamente quienes dirigen e integran esta corporación pues los problemas de la ciudad no tienen cabida para retrocesos en temas tan delicados

Después de todo este suceso, María May regresó al día siguiente a la clínica para solicitar a la administración una explicación, pero la encargada de la recepción, de quien se desconoce su nombre, le dijo que en otro momento le ofrecería una disculpa el médico, que dejará su número telefónico en un papel y él se comunicaría, violando los derechos de la ciudadana por enésima ocasión

Imagínese nada más señor lector, tan mal andan las instituciones de salud en México que el milagroso paracetamol ahora el IMSS lo ha sustituido con una receta de 72 horas en las inhumanas celdas de la policía de Kanasín, con un tratamiento de agüita mineral con salsa picante en las nasales cada cinco minutos, con sus respectivas patadas en las partes nobles, con previa humillación pública y mentadas de madre

La ciudadana afectada hace un llamado enérgico a al delegado estatal del Instituto Mexicano del seguro Social (IMSS) en Yucatán para que vigile al personal de la clínica UMF17 de Kanasín quienes, aseguran los derechohabientes, dan malos tratos a los pacientes y a sus familiares. ¡Como si los kanasinenses no tuvieran demasiado con los baches y una policía que los agrede en lugar de protegerlos! No

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *