Home / Policía / Tigre de bengala ataca a familia norteña, lo tenían como “mascota”

Tigre de bengala ataca a familia norteña, lo tenían como “mascota”

Padre e hijo de una familia regiomontana establecida en Yucatán fueron atacados, en el interior de su propiedad, por un tigre de bengala que tenían como “mascota”, cuyo estado de salud es grave, incluso, uno de ellos cayó en estado de coma.

Ante los hechos ocurridos, la directora de la Asociación por los Derechos de los Animales de Yucatán (Aday), Rosario Sosa Parra, responsabilizó a las autoridades federales del ataque de un tigre de bengala en contra de su propietario y el vástago de éste, ya que como animales silvestres deben contar con licencias y vigilancia estricta.

El pasado lunes 6, el propietario del inmueble y dueño de dos felinos adultos de la misma especie, Roberto Lozano Tamez, así como su hijo, Neithan L.V., de 14 años de edad, fueron atacados por el animal, y debido a las lesiones, ambos fueron ingresados a terapia intensiva, en el Hospital Star Medica. Sin embargo, el adulto, de 33 años, está en coma y tiene muerte cerebral.

La titular de este organismo no gubernamental lamentó lo ocurrido y advirtió que “los animales son los menos culpables de lo ocurrido”.

Cuestionó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) sobre la entrega de licencias a particulares, ya que toda vida silvestre debe de estar a cargo de especialistas además que deben de tener los mejores lugares para que puedan subsistir.

Asimismo, reprobó la función de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), ya que en todo momento se debió de vigilar que los tigres estuvieran en las mejores condiciones además que tuvieran un trato digno.

“Además de que en Profepa son pocos los inspectores, sólo actúan cuando hay una denuncia de por medio, en caso contrario no se mueven”, subrayó.

Ante todas las irregularidades cometidas por Semarnat y Profepa, “el propietario de estos animales salvajes cometió un pecado de omisión por parte de las autoridades federales”.

Indicó que en ningún momento, el propietario de estos animales no debió dejar que personas entre a las jaulas, pues anteriormente fue atacado uno de sus empleados, y ahora, fue su vástago.

Comentó que las autoridades tendrán que asegurar al animal agresor, pero cuestionó: “¿dónde lo podrán si el Centenario está saturado?”.

Ante el aseguramiento precautorio de los animales exóticos, estos son trasladados a la Unidad de Fomento a la Conservación y aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA) “Parque Zoológico de El Centenario”, para su resguardo y protección.

Los hechos

El terreno está localizado en Baca, ubicado en el kilómetro 22.5 de la carretera Mérida-Motul, cuyos tigres son propiedad de Lozano Tamez, cuya familia es oriunda de Monterrey, Nuevo León, la cual suele compartir fotos y videos en sus redes sociales, donde se le ve con un tigre blanco, de más de 150 kilos.

El propietario de los felinos es un norteño avecindado en Mérida que lleva una vida de lujos y excentricidades, quien creció a los tigres desde cachorros en su terreno, de dos hectáreas, donde también hay una jaula con monos y caballerizas de reciente construcción.

Hasta el momento, son tres las personas heridas por los dos felinos adultos, uno blanco y otro amarillo. El primero fue el amigo del norteño, el empresario “Bebo” Sánchez, aunque no trascendió en su momento.

El día de los hechos, el menor de edad ingresó a la jaula de uno de los felinos, con el que jugó durante varios minutos, pero cuando salía y le dio la espalda, el tigre blanco se le abalanzó y lo mordió en la cabeza.

Apenas se percató del ataque, Lozano Tamez entró a rescatar a su hijo, por lo que ambos sufrieron graves lesiones, y ambos fueron intervenidos quirúrgicamente en un nosocomio privado.

Sin denuncias ni muerto

Hasta las 17 horas, no había denuncia alguna en el Ministerio Público de la Procuraduría General de la República (PGR), ya que se trata de un delito de índole federal.

La Fiscalía General del Estado (FGE) se deslindó del caso, ya que el caso sólo le compete a las autoridades federales.

Incluso, al Servicio Médico Forense (Semefo) no llegaba el cuerpo del regiomontano, por lo que de manera oficial, aún seguía con vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.