Home / Portada / Se pospone estudio del Cráter de Chicxulub, en octubre

Se pospone estudio del Cráter de Chicxulub, en octubre

El segundo estudio marino del Cráter de Chicxulub previsto para abril próximo se pospone hasta octubre, informó el presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), Jaime Urrutia Fucugauchi, al anunciar que también se prevé efectuar una perforación.

Aseveró que la decisión acordada entre los participantes en los diversos estudios que se efectúan en esta horadación natural es consecuencia del fenómeno económico internacional que prevalece así como a la caída del petróleo.

Remarcó que el proyecto ya está aprobado, entre los que se incluye la participación del barco – laboratorio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) “Justo Sierra”, y con base a los resultados, llevar al cabo otros estudios, a cargo de especialistas de diversas áreas científicas.

Aclaró que dicha embarcación mexicana efectuará un mapeo de detalle del fondo marino, abarcando el Oeste de la parte terminal del Cráter de Chicxulub y el borde la plataforma.

El entrevistado señaló que en dado caso, nuevamente se efectuaría una perforación del lecho marino yucateco, el cual permitiría despejar las nuevas dudas que hay así como confirmar teorías.

La labor de investigación, en la cual participarían investigadores de diversos países, estaba prevista iniciar en abril próximo, pero “dieron diversas las presiones por las cuales ahora se tendrá que trabajar entre septiembre y octubre”, acotó.

En torno al el tipo de presiones que causaron la reprogramación del proyecto, enunció el caso de la fluctuación de la economía internacional, ya que se trata de un estudio en el que participación investigadores de diversas nacional, así como la caída del precio del petróleo y al aumento del costo de las actividades propias de la industria petrolera

Comentó que tan sólo la perforación efectuada por el buque-plataforma L/B Myrtle Clase 364, a 32 kilómetros de la costa de Sisal, tuvo un costo de 15 millones de dólares,

El especialista del Instituto de Geofísica de la UNAM aclaró que en el caso de México, los mismos fenómenos propiciaron que se tomara la decisión de posponer la continuidad de los estudios efectuados como parte de la “Expedición 364 Cráter de Chicxulub K-Pg”, cuya perforación del lecho marino de Yucatán inició el 8 de abril de 2016.

Abundó que el “Justo Sierra” daría información del sitio ideal para la próxima perforación, cuyos resultados darían continuidad a los proyectos en marcha, en los cuales se investigan los procesos de sedimentación, la evolución climática durante el Paleógeno, los acuíferos subterráneos y la evolución de la península con los cambios del nivel del mar, entre otros temas.

Mencionó que el buque – laboratorio navega a 2.4 nudos, debido al equipo tecnológico con el que cuenta para el estudio del océano, y en el estudio en la plataforma se analizar las condiciones de depósito en las etapas avanzadas de relleno sedimentario de la cuenca.

Resultados

En torno a su proyecto, continúan con la caracterización de las rocas del anillo de picos, estudio que permitirá despejar varias incógnitas, como el saber qué tan completa es la secuencia de las rocas que están inmediatamente depositadas en el fondo del cráter, como regresa la vida después del impacto, aseveró durante la entrevista concedida en la Unidad Mérida del Centro de investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Recordó que en la perforación del año pasado, se recuperaron muestras de rocas de la estructura anular y de la capa de eyecta del Cráter de Chicxulub, es decir “en la zona central y el anillo externo ubicados en el sector marino”.

Enunció que entre los nuevos hallazgos obtenidos en torno a ésta gran cicatriz, está que el bólido de unos 12 kilómetros de diámetro se desintegró al momento de entrar a la atmósfera.

La estructura de impacto, la mejor conservada en la Tierra, se generó debido a la onda de impacto generada al momento de la explosión.

La fricción al momento de entrar a la atmósfera provocó que la parte inferior se calentara demasiado, y debido a que era una estructura conformada de piedra, explotó.

“Hay dos tipos de meteoritos, los rocosos y los metálicos, por lo que el segundo resistiría la presión y se impactaría de lleno sobre la superficie terrestre, en esta caso, el lecho marino”, subrayó.

Finalmente, añadió que las muestras extraídas (núcleos) se llevarán a un repositorio en la Universidad de Bremen, Alemania, en cuyos laboratorios continuarán los análisis.

Parte de las muestras serán llevadas a la Universidad de Texas y se prevé que también se traigan piezas a Yucatán para el Museo del Cráter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.