Home / Portada / ¿Quién está violando las leyes en Umán: Freddy Ruz o el PAN?

¿Quién está violando las leyes en Umán: Freddy Ruz o el PAN?

Cuando se hace referencia al artículo 134 constitucional es

conveniente partir de la premisa de que no se trata de una

disposición normativa propiamente electoral, sino que su

objeto tiene más relación con preservar la integridad de la

hacienda pública y con normar el uso de recursos públicos

que con una finalidad específicamente electoral.

Artículo 134 constitucional

y su interpretación judicial

electoral en México

Roberto Martínez Espinoza

 Por: Marijose Canul

Cuando nuestra Constitución se modificó para que gobernadores, diputados, senadores y alcaldes pudiesen reelegirse nuestros brillante congresistas nunca pensaron, quizá por conveniencia propia, que las instituciones encargadas de vigilar los procesos electorales tuviesen la capacidad, primero, y la voluntad, segundo, para asegurarse que el juego fuese equitativo. No se necesita tener más de dos dedos de frente como para no pensar que todos los que ahora están en el poder, o al menos la mayoría de ellos, ambicionarían retenerlo y que, si se los permiten cómo hasta ahora parece suceder en Umán, utilizarían todos los recursos públicos disponibles para promover su imagen y la de su partido cargando de esta manera los dados a favor y poniendo en clara desventaja a cualquier otro posible competidor. Repito, eso viene sucediendo en Umán.

Nuestro alcalde entró en campaña descarada desde el mismo día que tomó posesión en palacio. Recordemos que “El Alcalde en tu Comunidad” no tenía otro fin más que el promocionar la figura del alcalde… las mantas y posters promocionales con la figura de Freddy Ruz es prueba de ello. También se ha denunciado en más de una ocasión que el ayuntamiento paga a Facebook para que nos manden publicidad de Ruz, entregando sillas de ruedas y bastones a viejecitos, a nuestros muros personales de ese sitio social. ¿Ya nos olvidamos de aquella publicación titulada +Acciones que Freddy mandó a imprimir para promoverse y que a los ciudadanos nos costó $65 mil? También están los calendarios de a $75mil con su nombre y el logo del ayuntamiento que repartió en diciembre próximo pasado.

Parafraseando a Arjona yo diría que el problema ya no es Freddy sino las instituciones, particularmente el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Yucatán (IEPAC), que a pesar de todo esto no toma cartas en el asunto. A tanto a llegado el grado de impunidad que nuestro alcalde o su partido, o los dos, ya han empezado desde hace unas semanas a pintar bardas y montar espectaculares promocionando los hechos del actual ayuntamiento como obras efectuadas por Acción Nacional en una descarada campaña política con vista a las próximas contiendas electorales. (Ver Y otra vez, Freddy Ruz Guzmán utiliza recursos públicos con fines partidistas)

Y no nos confundamos, yo no crítico el hecho que un ayuntamiento haga públicos sus logros e informe a la ciudadanía de las obras y beneficios sociales obtenidos. Es más, es un ejercicio democrático muy sano que cada ayuntamiento haga públicas sus obras y los montos erogados en cada una de ellas para que, de esta manera, los ciudadanos tengamos la certeza de saber a dónde va a parar cada peso de nuestros impuestos… pero este no es el caso. Lo crítico de esta situación es que hay participantes en todo esto que parecen estar pintados en la pared o que son de palo.

En primer lugar, tenemos al IEPAC. A este Instituto parece valerle madre que en Umán se violen una y otra y otra vez las Leyes. Con toda seguridad ni les interesa y me imagino que pensarán que Umán es un pueblucho lleno de indios mayas a los cuales, tal y cómo en tiempos de la colonia, cualquier encomendero (léase alcalde) puede mandar azotar y no hay leyes que lo impidan. Señores del IEPAC ¿no para rotular bardas y montar espectaculares con propaganda política se necesitan permisos expedidos por ustedes mismos? Además ¿no se exigen una serie de requisitos para poder hacerlo? Si ustedes, IEPAC dieron esos permisos ¿ya fueron a verificar que se cumpla la Ley al respecto? Y si no los dieron ¿por qué no están enterados?, digo… las oficinas del IEPAC están en Cd. Industrial, no muy lejos de dónde estas cosas están sucediendo. ¡Hagan su chamba!

Los segundos en esta fila de valemadrismo somos los ciudadanos… todos nosotros. Siempre nos quejamos que el PRI nos daba migajas a cambio de nuestro voto, sin embargo, ahora sí permitimos que vengan a pintar nuestras bardas con publicidad política fuera de la Ley. Yo me pregunto ¿a cambio de qué? ¿De unos pesos? ¿Porqué somos simpatizantes o militantes panistas? Cualesquiera de las dos cosas están mal. La primera, alquilar nuestra barda, es alimentar esa corrupción que no parece tener fin y que campea sin importar el color político del alcalde en turno. Sí es del PRI, porque son del PRI y… pues ya sabemos cómo son los del PRI; y son del PAN… bueno… si son de PAN lo hacemos porque si los priistas lo hacen ¿por qué los panistas no? El caso es que es el cuento de nunca acabar. Como decía su propio correligionario Benito Rosell: es tanta la desesperación del alcalde de Umán para no dejar la “ubre del presupuesto” que anda desesperado y pierde las formas, violando así la ley para promover a su partido político: el PAN.

En tercer lugar, está de nuevo el IEPAC, pero ahora lo acompañan dentro del sabucán los regidores, sobre todo los de oposición, y los diputados Jesús Quintal y Felipe Cervera, el local y el federal. Del IEPAC ya hablamos, pero falta la colita. De los regidores de oposición ¿qué se puede decir?… o mejor dicho ¿qué se puede esperar de ellos? La verdad es que, si les tomaran una fotografía a sus caras, las recortaran y las pegaran en los respaldos de las sillas del cabildo umanense sería mejor… nos ahorraríamos sus sueldos y harían exactamente lo mismo que hacen ahora ¡nada! ¿cómo puede ser posible que viviendo en Umán no se den cuenta que tanto el alcalde, al que se supone deben vigilar para que no haga nada ilegal con la plata pública, y su partido están violentando la Ley? ¡Ya hasta por amor propio deben hacer algo, por Dios! Pero bueno… si su diputado local, Jesús Quintal parece ni siquiera enterarse de lo que sucede en su propio patio… o le vale madres… ya ni sé. Y es que tanto a la parcialidad del cabildo priista, como al diputado Quintal, Freddy los chamaquea una y otra vez. Ya no sólo le basta al alcalde azul con llamar transa y corrupto públicamente al diputado, tal y cómo lo hizo en su pasado informe, sino que además Jesús Quintal y tropa de párvulos que tiene como regidores en Umán permiten que el alcalde panista y su partido ostenten en su publicidad obras hechas con recursos federales como si el PAN las hubiese hecho. ¿De cuándo a acá el PAN, o cualquier otro partido, hace obra pública? ¿De verdad en Umán el PAN maneja los recursos de nuestro ayuntamiento y es quien administra qué se hace, dónde se hace y cómo se hace? Porque eso es lo que sus mantas dicen.

Tanto el IEPAC, los regidores, Jesús Quintal y Felipe Cervera parecen desconocer por completo el artículo 134 constitucional, así que para refrescarles la memoria aquí les dejo el vínculo para descarguen y lean “Artículo 134 constitucional y su interpretación judicial electoral en México” de Roberto Martínez Espinoza y editado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. A ver si con eso se arman de esos productos ovoides que ponen las gallinas y le ponen un estatequieto al PAN umanense y a su presidente municipal. De entrada, pueden empezar por preguntarle a los dirigentes panistas de dónde salen esos recursos para que efectúen esas obras que en sus mantas y bardas presumen o ya, de perdida, preguntarles de dónde obtienen los recursos para hacer esa publicidad que, a todas luces, en sí misma es ilegal.
Ahí se los dejo de tarea señores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*