Home / Portada / El PAN de Umán ¿Con los dados cargados? (3)

El PAN de Umán ¿Con los dados cargados? (3)

A pesar de la repartición de pan francés la gente de la comisaría de Ticimul no acude a la convocatoria de Freddy Ruz Guzmán. Tan poca gente acudió que, incluso, nuestro mediático y figurín alcalde ni siquiera presumió en sus redes sociales esta visita.

Por: Marijose Canul

Apenas una veintena de personas, de las mil seiscientas, que habitan en la comisaría de Ticimul acudieron a la convocatoria que el alcalde Freddy Ruz hizo a mediados de esta semana a pesar de que el edil prometió repartir pan francés. La falta de asistencia se debió, comentan algunos de los que acudieron, a la molestia de la gran mayoría de los vecinos de esta comisaría, debido al evidente abandono y olvido, por parte de Freddy Ruz, hacia este lugar y sus habitantes durante los dos años de su gestión. Además, que a esa gran mayoría no le interesa participar en un programa que, evidentemente, tiene tintes proselitistas y electorales, pues recordemos que a mediados de esta semana que pasó, Freddy tuvo una reunión, en casa de doña Marlene Batún de Ticimul, para manejar de manera discrecional el programa municipal de pisos, techos y baños de tal manera que estos beneficios sólo sean entregados a quienes simpaticen o comprometan su voto en las próximas elecciones con Ruz Guzmán.

El alcalde ha tenido tan poca memoria y ha mantenido en tal olvido a esta comisaría umanense que el parque infantil aún sigue con los juegos infantiles herrumbrados y con aristas filosas que representan un serio peligro para los pequeñines que ahí acuden a divertirse. Anexamos las imágenes.

El descuido ha sido tal que, incluso, recordemos que hace casi un año la ex presidenta municipal del DIF, la segunda dama de Umán, la Lic. Nelvy Couoh cerró de manera arbitraria, por un simple berrinche, el centro comunitario de Ticimul. La explicación oficial es que se cerró por cuestiones legales… nunca aclararon que era lo ilegal. Sin embargo, los tiempos electorales ya se acercan y, ahora sí, la memoria les regresa y de pronto se dan cuenta que ese centro comunitario es necesario para que los ciudadanos y las mujeres de esa comisaría puedan recibir la capacitación necesaria para que puedan mejorar su situación económica y su calidad de vida, en palabras de Carmen Guzmán, ella sí primerísima dama de Umán.

El olvido y la negligencia han llegado al punto que ni siquiera saben quién es el comisario municipal de Ticimul, pues la reina madre, en su oficio de requerimiento para ocupar de nuevo ese espacio como centro comunitario, se ha dirigido al hermano del auxiliar administrativo, Gabriel Esqueda Briceño, cuando el comisario es, según la constancia de mayoría y validez firmada por el alcalde y la secretaria de la comuna, José Casimiro Esqueda Briceño.

Estos hechos parecen ser una muestra de la manera en que la familia Ruz Guzmán ha administrado las cosas públicas en Umán: a su capricho y antojo: cierran un centro comunitario por sus huevos y sin motivo alguno para luego, por razones electorales, abrirlo otra vez, para que la gente vea que sí están trabajando y muy preocupados por esa comunidad. ¿Por qué no explican primero el motivo real que ocasionó el cierre de este centro comunitario? Ahora resulta que los habitantes de esta comisaría sí necesitan de este centro comunitario, pero ¿antes no? Además, cuando lo cerraron ni siquiera le pidieron su parecer al comisario ¿por ahora ese repentino brote de consideración? Los pensantes, y por tanto malpensados, creemos que en realidad la apertura de centro no es más que una excusa y que el motivo real es que la primerísima dama necesita ese lugar para establecer una base de operaciones con fines electorales a favor de su querido retoño, Freddy Ruz.

Y es que mientras los otros aspirantes panistas, Juan Arana, José Manuel Ruiz y Gregorio Montero se duermen en sus laureles, el alcalde ya enrocó sus piezas: José Paredes, presidente local de PAN, maneja los recursos de desarrollo social mientras que la reina madre hace lo propio con los del DIF municipal… ¿así o más descarado? Y, repito una vez más, al cabildo en pleno le viene valiendo madre que el alcalde haga y deshaga a su antojo… tal parece que el maíz es tan grande que hasta se les atora en el gaznate y ni pio dicen. Por su parte, Eddy Moo, Margeny Mena y Manuel Vázquez, los regidores priistas continúan empeñados en demostrar que son tan útiles como la famosa tortuga encaramada en la cima de un árbol: no entendemos cómo llegaron ahí, no podemos creer que estén ahí, sabemos que no pudieron haber subido solitos ahí, estamos seguros que no deberían estar ahí y no van a hacer nada útil mientras estén ahí. Que conste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*