Home / Portada / Pagan con su vida el sueño americano

Pagan con su vida el sueño americano

Al regresar con cáncer o adictos

Los migrantes yucatecos pagan con su vida el “sueño americano”, ya que regresan con enfermedades terminales, como el cáncer, o con adicciones graves, afirmó la especialista de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Rocío Quintal López.

Desafortunadamente, el costo también radica en vivir en condiciones precarias, y lo peor de todo, el sector salud nada hace al respecto.

“Los migrantes internacionales se van sanos y regresan con cáncer o adicciones”, por lo que representan una fuerte carga para sus familias, por lo que la mujer tiene que trabajar aún más, o bien, los hijos dejan de estudiar con tal de incorporarse al área laboral.

Agregó que el principal motivo por el cual reportan con problemas es la falta atención a la salud que sufren los migrantes.

En cuanto al cáncer, es consecuencia de trabajar en el campo y de estar en contacto directo y constante con los pesticidas y herbicidas, entre otras sustancias químicas.

La investigadora del Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi de la Máxima Casa de Estudios, agregó que otro gran problema que está ligado a la migración es el de las adicciones.

Comentó que cuando parten sus comunidades carecen de vicios, pero cuando regresan ya son adictos, a la marihuana, cocaína, crack, entre otros estupefacientes.

“Tenemos un alto número de migrantes que se van sin una adicción, y regresan adictos a al menos una droga”, apuntó.

El mismo fenómeno se refleja con los migrantes que van a trabajar a Mérida y Quintana Roo, quienes principalmente se infectan de SIDA, abundó la académica de la UADY.

Mencionó que este tipo de migrantes van a Mérida así como a Cancún y/o a la Riviera para trabajar por una semana o hasta 15 días, por lo que optan por acudir con mujeres, y sin protección alguna sostienen relaciones sexuales.

Agregó que son diversos los casos de VIH – SIDA que están vinculados a comunidades migrantes.

“Hay comunidades yucatecas en las que muchas de las esposas padecen de dicha enfermedad, las cuales fueron contagiadas por sus maridos”, apuntó.

Ejemplificó el caso de Valladolid, donde en algunas comunidades hay altos índices de tal pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*