Home / Kanasín / Los refrigerios escolares, un problema añejo en Kanasín

Los refrigerios escolares, un problema añejo en Kanasín

Por Félix Bigman

El problema de los refrigerios escolares en las primarias de Kanasín es de índole general y multifactorial que pone en confrontación a padres de familia, directores de plantel y personal docente, mientras la SEGEY y el ayuntamiento de Kanasín brillan por su ausencia como autoridades correspondientes para ponerle solución

El día 9 de octubre, del presente año, se puso en contacto con este medio de comunicación la señora Leydi Canul para denunciar que la directora del plantel escolar Liborio Pérez Encalada, ubicado en la colonia Kaua III, no les permitía a ciertos padres ingresar alimentos para sus hijos y que la profesora ejercia discriminación hacia ella y otras personas por su condición social. Así mismo, señaló que la directora puso una denuncia en contra de su persona. Hay que señalar que la señora Leydi Canul, independientemente de tener hijos estudiando en ese plantel, se desempeña como ventera de refrigerios, antojitos y golosinas en la puerta del colegio.

Acudimos al llamado de la ciudadana para escuchar las voces de las partes involucradas, después de haber platicado con la señora Canul nos dirigimos hacia la entrada , donde se encontraban dos profesoras resguardando la entrada. Una de ellas pidió nos acercaranos para darnos su versión respecto al asunto, resultó que dicha profesora era la directora del plantel y aseguró que el problema se origina por las agresiones de las vendedoras que expenden alimentos y golosinas en las puertas del colegio quienes, asegura, insultan y amenazan al personal docente y padres de familia y por tal motivo, como autoridad del plantel, se vio en la necesidad de interponer una denuncia en la Fiscalía General del Estado de Yucatán.

De igual forma, la directora señaló que teme por la seguridad de los niños que asisten al plantel escolar, pues vieron a personas extrañas tomando fotos y vídeos. Si bien es preocupante la seguridad de todos los infantes, por la falta de vigilancia policial en las escuelas, llama de sobre manera la atención la falta de valor civil de la directora para aclarar ante las cámaras lo ocurrido, al igual que haberse negado a proporcionar su nombre, olvidando que es una servidora pública y tendría que ser, como autoridad responsable del plantel, la primera en dar la cara, más allá de presiones políticas o sindicales.
Como dicen por ahí, el que nada debe, nada teme. O lo que es los mismo para el caso, el que calla otorga. Sobretodo que las otras partes hicieron lo propio, posteriormente supimos que la directora responde al nombre de “Julia”

La postura de otros padres de família al respecto está dividida, coincidiendo con la directora del plantel la mayoría, en los temas de seguridad y abandono por parte de las autoridades correspondientes, quienes tendrían que determinar de acuerdo a la ley los límites tanto de los venteros, padres de familia, directores, y personal docente, para que no se confundan con respecto a que se puede o no hacer, porque tan descabellado resulta que padres de familia fundadores de un colegio lo crean de su propiedad, como que un o unos directores escolares quieran prohibir a los padres de familia llevar alimentos a sus hijos de acuerdo a su situación económica, queriendo imponer, como ley, el consumo de productos en las coperarivas que para muchos padres de escasos recursos resulta caro.

Este es el panorama general en todas las escuelas del municipio de Kanasín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.