Home / Kanasín / Llora William Pérez Cabrera su fracaso

Llora William Pérez Cabrera su fracaso

¿Cuánto le va a costar a la ciudadanía kanasinense la campaña interna del PRI, de la cual el alcalde de Kanasín fue asesor del candidato Diego Lugo? William Pérez, en una muestra de despliegue de soberbia, dió mal uso a recursos públicos, personal, vehículos, rematando con el mal empleo de la vía pública y el palacio municipal pasando por encima de toda ley existente.

Cual ridículo dictador, al estilo de los tiranos, se quitó la máscara mostrando sus verdaderas intenciones, imponiendo sus intereses personales y abandonó sus responsabilidades, mientras los ciudadanos continúan padeciendo de los baches de aguas podridas, parques en mal estado, delincuencia, calles oscuras, basura en la vía pública, violaciones a los derechos humanos por parte del intento de policía municipal, sumándole el ocultamiento de información pública que la unidad municipal de transparencia y acceso a la información lleva a cabo.

Wiliam Pérez Cabrera quedó doblemente exhibido y lo mejor de todo que resultó ser él y su equipo de focas aplaudidoras su enemigo más peligroso.

Por andar de gandallas, sintiéndose parte de la nueva directiva del partido tricolor y, otros, hasta diputados y senadores, iniciaron en las redes sociales campaña de desprestigio llamándole “corruptos de la cópula estatal” a la planilla de Francisco Torres Rivas, olvidando que los que gobiernan hoy Kanasín son la cópula del PRI en el municipio.

Es decir, escupieron para arriba sin medir las consecuencias.

Hay un viejo dicho que dice “nunca defeques donde comes”, hoy deben andar indigestados de tantas heces fecales que se han tragado en este proceso y si bien dice otro dicho que “perro no come perro” en estas elecciones internas del PRI también se pudo comprobar que el ganado porcino es caníbal y omnívoro.

Eso que llamaron proceso democrático interno del PRI más bien parecía un aquelarre porcino o un carnaval del estiércol, en el que personajes como William Franky Pérez y Marcos Maracas, alias Marcos Rodríguez, diputado por el sexto distrito, mostraron su falta de oficio político quedando como hipócritas, falsos, sobre todo con la ciudadanía a quien pretendieron engañar con el circo que armaron, donde se hacían pasar por héroes poniendo de chivo expiatorio al ex alcalde Carlos Moreno Magaña, cometiendo el mismo error del hoy acusado.

Se les olvidó aquello de que entre gitanos no se leen la mano, hoy para que pueda tener algo de credibilidad Marcos Maracas, alias Marcos Rodríguez Ruz, tendrá que exhibir cada acto de corrupción de Pérez Cabrera ante la ASEY y presionar para que entregue cuentas claras del gasto público, de lo contrario confirmarían ser parte de este lamentable grupo de priistas que cuando usan el calificativo “corrupto” hacia alguien de su mismos partido causan gracia.

Así mismo debieran de ir desterrando las palabras traidor y traición de sus diccionarios, porque en los últimos días han traicionado por enésima vez a la ciudadanía y a su partido, según dicen, mientras lloran su derrota relamiendo sus heridas llenas de estiércol van maquinando mil maneras de salir ilesos de posibles represalias políticas de la nueva dirigencia del PRI.

Esos que cuando el pastel de la señalada corrupción repartían parejo le sentían buen sabor, esos que son los que los volvieron los nuevos ricos del pueblo que, en su momento, les permitieron ir escalando en puestos de los gobiernos municipal y estatal, por el momento muchos de estos priistas de la cúpula municipal de Kanasín mantiene la cabeza escondida por que saben que de que se las van a cobrar, se las van a cobrar, bien valdría recordarle al alcalde actual que reza un dicho “cuando veas la barbas de tu vecino cortar, por las tuyas a remojar” es posible que tiempo, no muy lejano, sean los mismos priistas quienes exhiban a William Pérez Cabrera para que sea investigado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.