Home / Portada / La Gran Rebelión Migrante

La Gran Rebelión Migrante

Rubén Zermeño

Sólo en EU se calcula que 20 millones de mexicanos podrían votar en las próximas elecciones presidenciales de 2018. Sin embargo, la falta de legislación y el complicado proceso establecido por el INE para que puedan ejercer su derecho ciudadano los ha dejado en el olvido
Miles de migrantes mexicanos que por falta de oportunidades tuvieron que abandonar su país, ahora las autoridades los han olvidado, acallado su voz y minimizado su voto.

Son mexicanos, mayores de edad y deberían poder elegir a sus gobernantes, pero la falta de credencial de elector y el complicado trámite para obtenerla hace que se queden sin el derecho.

Estos connacionales no son aceptados como ciudadanos norteamericanos y el olvido de las autoridades mexicanas les sesga sus derechos convirtiéndolos en ciudadanos fantasmas.

Alzando la voz, organizándose y exigiendo a las autoridades una representación real, estos migrantes comenzaron su gran rebelión en Estados Unidos, pero ayer la lucha llegó a México.

En un foro en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento de la Ciudad de México se reunieron migrantes activistas, representantes de los estados, autoridades de la Secretaría de Gobernación y del Instituto Nacional Electoral para intentar resolver el problema del voto migrante.

“Lo que se les pide a las autoridades, al gobierno en todas sus ramas que tengan que ver con esto, es que dejan entrar muy libremente 30 mil millones de dólares que se mandan de allá, pero a nosotros no nos dejan participar como se debería, el razonamiento es que somos 20 millones de personas que pueden votar en México, para que tengamos una cuota de 500 mil credenciales para esta elección pues los números no cuadran”, manifestó Jaime Lucero, líder de la Asociación Fuerza Migrante.

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, al 2016 residían en aquel país más de 20 millones de mexicanos, connacionales que según el artículo 35 de la Constitución tienen derecho a “votar en las elecciones populares”.

Al 2016 residían en EU más de 20 millones de mexicanos que según el artículo 35 de la Constitución tienen derecho a votar en las elecciones populares

Para hacerlo, estos migrantes deberán de contar obligatoriamente con la Credencial para Votar con Fotografía emitida por el Instituto Nacional Electoral, la cual comenzó a ser expedida a finales de 2015 en embajadas y consulados.

El proceso de credencialización ha sido lento, en julio se habían registrado 417 mil trámites y entregado 155 mil credenciales. Las proyecciones del INE son de 25 mil trámites al mes y esperan que para el 31 de marzo, cuando cierre el padrón, cerca de un millón de residentes en el extranjero estén registrados y puedan votar en los comicios de 2018.

Las cifras dadas por el Instituto están alejadas de la realidad, por eso, asociaciones migrantes de las ciudades más pobladas por mexicanos en EU comenzaron la gran rebelión bajo el lema “A vote to Remember” (Un voto para Recordar).

Estos líderes, empresarios y activistas buscan que sus miles de compañeros de territorio puedan ser escuchados y que su voto cuente para elegir al próximo presidente, gobernantes y senadores.

“Lo que venimos a pedir es que eliminen la credencial de elector del INE que actualmente se está usando, el motivo es que tiene una serie de procesos fuera de lugar que nos ayuda en nada a promover ese voto. La idea es usar otra identificación, como por ejemplo la matrícula consular”, agregó el activista originario de Puebla.

“Lo que venimos a pedir es que eliminen la credencial de elector del INE (…). La idea es usar otra identificación, como por ejemplo la matrícula consular”

– Jaime Lucero

Líder de la Asociación Fuerza Migrante

Los representantes de distintas asociaciones de migrantes se reunieron ayer con Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno capitalino y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), para exponer sus demandas.

“La población mexicana que se vio forzada a migrar hacia los Estados Unidos buscando una vida que las circunstancias de México no le permitían, ha vivido en el rezago y aislamiento social por parte de ambas naciones. El objetivo de este movimiento es darles a todas esas personas el valor de decisión que les corresponde por derecho”, manifestó en un comunicado el movimiento.

Lo que buscan es promover el voto y la participación de los mexicanos que residen en Estados Unidos. Es una oportunidad, dicen, de ser una palanca de cambio y modificar todo lo que los obligó a partir y separarse de sus familias.

El origen de este movimiento que busca sumar a más organizaciones no gubernamentales comenzó con las asociaciones Fuerza Migrante, Casa Puebla, Consejo de Federación de Migrantes y City University of New York.

“Son millones de mexicanos los que nunca han recibido de su gobierno, ni la atención, ni el reconocimiento y tampoco el cuidado necesario. Son millones de mexicanos que hacen que hoy una de las principales fuente de divisas en nuestro país, producto del sudor y la sangre de nuestros compatriotas, sean las remesas”, manifestaron a las autoridades mexicanas durante la reunión.

Entre los derechos de los migrantes están la emisión del pasaporte, una matrícula consular y la credencial del INE.
La fuerza dreamer

La fuerza migrante es fuerte y su participación en las próximas elecciones podría ser decisiva.

Registrados hay al menos 10 millones de connacionales residentes en Estados Unidos con derecho al voto, a estos se sumarían al menos otros 6 millones de potenciales votantes que radican como indocumentados. Aunque hay instituciones que hablan de hasta 20 millones mexicanos con derecho a votar para las próximas elecciones.

Igual que en México, el origen e impulso de los migrantes radica en su juventud, de la población de compatriotas en Estados Unidos, el 44 por ciento pertenece a la generación millennial, jóvenes politizados con ganas de participar activamente y que además han sido duramente golpeados por las políticas migratorias de Donald Trump con la cancelación del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Asociaciones migrantes piden que los mexicanos en el extranjero sean reconocidos por las autoridades y que se instalen casillas en EU además de eliminar los impuestos a las remesas enviadas desde aquel país

Muchos de estos jóvenes viven con el inminente temor de ser deportados y llegar a un país (México) que no conocen o que apenas recuerdan.

“Los dreamers, lo que tienen ahorita es que lo que conocen como su patria, que es Estados Unidos porque llegaron de dos a tres años, es que los rechaza y México no cumple con las condiciones para recibirlos, es por eso que tienes a los recipientes de Daca, que son alrededor de 600 mil mexicanos que se le van a jugar con todo, que van a hacer activismo, son las personas más decididas, no es poco lo que se juegan, se juegan su estadía en el único país que conocen”, evidenció la problemática Jaime Lucero.

Para los portavoces de “A Vote to Remember”, la solución al problema migrante radica primero en un reconocimiento por parte de las autoridades mexicanas y después a tener activamente una presencia interna en la política nacional para que dejen de ser ciudadanos fantasmas, pero aclaran que esto es algo que no le interesa a los gobiernos.

“Existe el miedo y el terror de que los votantes mexicanos, que residen en territorio estadounidense, puedan votar. Existe la seguridad de que, dado el abandono, la falta de cuidado y el fracaso del sistema que los empujó hasta ahí, su voto será una venganza frente a los gobiernos existentes”.

“Existe la seguridad de que, dado el abandono, la falta de cuidado y el fracaso del sistema que los empujó hasta ahí (EU), su voto será una venganza frente a los gobiernos existentes”

– Jaime Lucero

Líder de la Asociación Fuerza Migrante

El método de control del voto migrante son las condiciones que puso el INE para emitirlo, ya que a pesar de los millones de potenciales votantes, el Instituto solamente ha proyectado emitir 500 mil credenciales para los mexicanos que viven alrededor del mundo.

El INE ha proyectado emitir 500 mil credenciales para los mexicanos que viven alrededor del mundo

Como solución urgente y en nombre de Casas Migrantes en Estados Unidos, “A Vote to Remember”, pide la eliminación de la Credencial de Elector del INE y su respectivo registro, como requisito obligatorio para que los nacionales mexicanos puedan emitir su voto desde el exterior, la eliminación de impuestos a las remesas enviadas desde Estados Unidos y la creación de un fondo que garantice el acceso a los recursos del erario mexicano para programas de apoyo a migrantes.

Para suplir la Credencial para Votar, las asociaciones piden que sea válido el uso de cualquier otra identificación oficial como el Pasaporte o la Matrícula Consular, además de que el día de la elección, la emisión del voto no sea solo postal, sino mediante la instalación de casillas como se hace en México y electrónicamente.

El costo y números del voto en el extranjero

El costo del voto de los mexicanos en el exterior para las elecciones del 2018, costará alrededor de 270 millones de pesos, informó el Instituto Nacional Electoral, a pocos días de iniciar el proceso electoral 2017-2018, el 60 por ciento de estos recursos serán destinados al envío postal de las boletas, ya que aunque la plataforma del voto por internet ya está terminada, no se usará hasta el 2024.

El abstencionismo y falta de participación en la política nacional de los mexicanos residentes en el extranjero no radica solamente en ellos, sino en las trabas y lo complicado que es la emisión del voto y el proceso de credencialización

Durante las pasadas elecciones presidenciales, solamente 40 mil connacionales emitieron su voto, poco menos del uno por ciento de migrantes mexicanos en Estados Unidos.

El abstencionismo, según expertos, se debe a diversos factores, entre los que se encuentra el temor a ser deportados, falta de conocimiento del tema o simplemente no está entre sus prioridades elegir a sus representantes.

“No es su prioridad, no se fueron para votar, se fueron buscando una mejor calidad de vida; para 2018 no será muy difícil, sólo recibirán un sobre en su casa y tacharán una papeleta, no es algo imposible de hacer”, recalcó Enrique Andrade, presidente de la Comisión Temporal del Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero del INE.

El abstencionismo, según expertos, se debe a diversos factores, entre los que se encuentra el temor a ser deportados o que simplemente no está entre sus prioridades elegir a sus representantes

Al igual que en México, donde el abstencionismo es el gran ganador de los comicios, en Estados Unidos los migrantes han tenido poca participación. En 1996 se reformó la Constitución para que el mexicano pudiera votar sin importar su lugar de residencia.

En el proceso del 2005-2006 se promovió el voto extra territorial, pero solamente 32 mil 671 migrantes emitieron el suyo, en aquel entonces, el no tener una credencial vigente fue el problema, ya que solamente se emitían en México. Para el 2012, la cifra ascendió a 40 mil 714 electores.

32,671 Migrantes emitieron su voto en el proceso 2005-2006 40,714 Electores mexicanos votaron fuera de México para la elección 2012

En las entidades la historia se replica. Durante este año, para el Estado de México solamente 297 mexiquenses emitieron su voto, en Zacatecas durante 2016 votaron 80 residentes en el extranjero y 7 mil 915 personas fuera de la capital emitieron su sufragio por el jefe de gobierno en 2012.

El abstencionismo y falta de participación en la política nacional de los mexicanos residentes en el extranjero no radica solamente en ellos, sino en las trabas y lo complicado que es la emisión del voto y el proceso de credencialización.

El interesado deberá de solicitar al INE por escrito su inscripción en la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero (LNERE) hasta el 15 de diciembre. Para emitir el voto, la ley contempla dos vías para los residentes en el extranjero: enviando el sobre que contenga la Boleta Electoral a través del correo postal, depositándolo en los módulos que se instalen en las embajadas y consulados.

“Los migrantes no rompen con sus países de origen. Salen a buscar lo que su estado o país desafortunadamente no pueden ofrecerles. De ahí la importancia de que las instituciones de garantía contribuyamos de manera permanente y no sólo durante los procesos electorales, a la creación de condiciones para que nuestros migrantes puedan ejercer sus derechos sin importar el lugar en el que residen”, dijo Lorenzo Córdova durante la clausura del Foro La Diáspora Mexicana y el Voto de los Mexicanos Residentes en Estados Unidos, ocurrido a mediados de agosto.

“No es su prioridad, no se fueron para votar, se fueron buscando una mejor calidad de vida; para 2018 no será muy difícil, sólo recibirán un sobre en su casa y tacharán una papeleta, no es algo imposible de hacer”

– Enrique Andrade

Presidente de la Comisión Temporal del Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero del INE

Para los representantes migrantes, el INE está realizando su trabajo, está cumpliendo e implementando las leyes que ellos no hicieron, la solución radica en el Congreso, son ellos quienes deberán de cambiar las reglas del juego y hacer que los connacionales ejerzan su derecho constitucional.

Al finalizar la reunión a puerta cerrada con los representantes estatales del INE y del Gobierno federal, las conclusiones fueron respuestas vacías y no propuestas concretas.

“Son políticos y ese es su tarea, dar respuestas que los hagan ver bien y todo pero entendemos que es un tema difícil, solamente hablando como se les dijo, de mexicano a mexicano, entienden que es un problema”, manifestó Jaime Lucero, quien recalcó que a sus 60 años su más grande aspiración es regresar a vivir a México, a un México en paz y con oportunidades para todos.

Fuente: Reporte Indigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*