Home / Kanasín / Gastos excesivos en el catastro de Kanasín

Gastos excesivos en el catastro de Kanasín

El ayuntamiento de Kanasín afirma haber gastado $522,458.37 en aires acondicionados y cancelería para habilitar el inmueble como oficinas del ayuntamiento.

Este edificio, como muchos otros que renta el ayuntamiento, encierran una historia de tráfico de influencias; en Kanasín es sabido por todos sus habitantes que este edificio es de la propiedad de Willberth Herrera, esposo de la directora del DIF municipal, ambos son servidores públicos, pues son empleados del ayuntamiento, por tal motivo estarían incurriendo, junto con el alcalde Carlos Moreno Magaña, en un delito. El artículo 39 de la ley de responsabilidades de los servidores públicos de estado de Yucatán en sus fracciones (XIII) y (XV) dice:

Fracción XIII- “Excusarse de intervenir en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución en los que tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquellos de los que pueda resultar algún beneficio para el servidor, su cónyuge o parientes consanguíneos hasta el cuarto grado, por afinidad o civiles, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes mencionadas formen o hayan tomado parte.

Siguiente Volver
Siguiente Volver

Fracción XV- “Abstenerse, durante el ejercicio de sus funciones, de solicitar, aceptar o recibir, por si o por interpósita persona, dinero, objetos mediante enajenación a su favor en precio notoriamente inferior al bien de que se trate o cualquier donación, empleo, cargo o Comisión para sí, y o para las personas a las que se refiere la fracción (XIII). Y que procedan de cualquier persona física o moral cuyas actividades profesionales, comerciales o industriales se encuentren directamente vinculadas, reguladas o supervisadas por el servidor público de que se trate, en el desempeño de su empleo, cargo o comisión y que implique intereses en conflicto. Esta previsión es aplicable hasta un año de que se haya retirado del empleo, cargo o comisión.

La ley es clara, y el alcalde Carlos Moreno Magaña tiene la obligación de rendir cuentas a la ciudadanía y explicar el porqué de las rentas de predios que son propiedad de servidores públicos, pero también tiene que explicar el porqué de gastos tan excesivos en beneficio de servidores públicos. Sin duda este más de medio millón de pesos no se justifica, ni con el argumento del pago de la vigilancia permanente de la policía municipal a ese predio, ya que hay que recordar que se efectuó un asalto en ese lugar en meses pasados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*