Home / Portada / Freddy Ruz y el ácido: mientras más abre la boca, más se quema

Freddy Ruz y el ácido: mientras más abre la boca, más se quema

Mientras «La Nena» hace el papel de La Chimoltrufia en una entrevista los regidores de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y Verde Ecologista la hacen de sus payasos malabaristas.

 Por: Marinero de Puerto Seco

Cada vez que Freddy «La Nena» Ruz abre su boquita para justificarse por el derrame del ácido clohídrico, ocurrido hace una semana, termina demostrando su falta de capacidad cómo alcalde. Como el pez, que por su boca muere. Sólo chequen la entrevista que le hicieron el día de ayer, y podrán ver que, cómo el balero, «La Nena» Ruz fue a enzartarse solito. No sólo dejó plantado al cabildo entero, para ir a una actividad que en nada le benefició a Umán sino que, además, desperdició una gran oportunidad y a cambio se hizo, él solo, un capirucho.

«La Nena» Ruz, se vio en esa entrevista como Poncio Pilato: sólo se lavó las manos, culpó a todos de los errores que él ha cometido y quizo hacernos comulgar con ruedas de molino al inventar una historia que ni él mismo cree. Pero vayamos por partes: Freddy volvió a exhibir el famoso «permiso» que la comuna le entregó a Grupo Parissi, S.A. de C.V. para declararse «inocente» por partida doble; se dice inocente de haber sido, por su negligencia, causante indirecto del derrame de acido e inocente de cáracter porque le vieron la cara por la empresa que solicitó el permiso.

Pero como dice mi tripulación «el pedo no es que él sea un pendejo, el pedo es que cree que los pendejos somos nosotros».

Siguiente Volver
Siguiente Volver

No hace falta ser un viejo lobo de mar para ver que desde la misma solicitud en este asunto hay cosas más chuecas que un caracol marino: durante la entrevista Freddy mostró la solicitud «oficial» escrita en una hoja membretada con el logo de Parissi. La solicitud parece cumplir todos los requisitos: el membrete con el logo de la empresa, la dirección de la misma, etc. Pero hay algo que, para cualquiera que haya realizado un trámite de este tipo, no escapa a la vista llama la atención: la solicitud se hace a nombre a una empresa que es S.A. de C.V., pero la persona que la firma, un tal Sergio Arturo Ramón García, no parece acreditar su personalidad jurídica. ¿Quién es Sergio Ramón y que cargo ocupa en Parissi? En la solicitud sólo aparece su nombre y su firma, pero no se indica si es un apoderado legal, un administrador o cual es su función dentro de esa empresa ¿cómo entonces el ayuntamiento pudo otorgar un permiso, sin antes asegurarse que la persona que lo está solicitando tiene la capacidad jurídica para realizar esos trámites legales a nombre de una S.A.?

Pero «La Nena», cómo buena sirena de puerto seco, nos quiso encandilar con otro canto: las fotografías del local. Durante la entrevista, Freddy mostró unas fotografías, supuestamente tomadas por el personal del ayuntamiento que efectuó la revisión, que pertenecen al local dónde la empresa hiba a operar. En las fotos se ve que se trata de una gran bodega, tan grande que el mismo entrevistador mencionó que para ser oficinas era mucho espacio. Aquí es donde mi brújula apunta en dos direcciones: el primer rumbo me lleva a pensar que en palacio nadie tuvo la suficiente inteligencia para pensar «¡Un momento! Una empresa que vende químicos renta una gran bodega ¿para qué? ¡pues para almacenar químicos! ¿Para qué más la podría querer?» ¿De verdad Martínez Dionisio, el director que autorizó la licencia, no se percató de ese «pequeño detalle»? Tiene razón Freddy… ¡ chale, se vieron tan inocentes! El otro rumbo al que me lleva mi brújula me indica que en realidad desde el principio todos sabían que intenciones tenía Parissi, pero a cambio de una «mochada» se hicieron de la vista gorda y dieron esa licencia. Lo malo es que nunca se imaginaron que el ácido se derramara.

Lo que «La Nena» debe hacer es ponerse a trabajar y dejar de usar esas excusas para demostrar su «inocencia» y mostrar más respeto para con sus gobernados y para con el cabildo. Que le quede claro que no somos sus pendejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.