Home / Portada / Freddy Ruz: entre el ridículo y la desvergüenza

Freddy Ruz: entre el ridículo y la desvergüenza

Por: Marijose Canul

Quod natura non dat, Salmantica non præstat (Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo otorga), reza un muy viejo refrán. En palabras menos elegantes, eso quiere decir que el nace pendejo, pendejo se queda. El show armado hoy por la tarde por nuestro figurín alcalde, Freddy Ruz, durante la inscripción de Gregorio Montero corrobora también la frase del genial Albert Einstein: “Cuando te mueres no sabes que estás muerto, no sufres por ello, pero es duro para el resto. Pues lo mismo pasa cuando eres imbécil”
Y es que, para variar, Ruz Guzmán quiso aprovechar el puñado de gente que acudió para acompañar a Montero a los cuarteles del PAN yucateco, donde Gregorio presentaría su formal inscripción cómo precandidato y, creyendo que sería bien recibido, Freddy se dispuso a lanzar su ya gastada perorata. ¿El resultado? Freddy fue recibido con gritos de que le llamaban ladrón, traidor y toda clase de “linduras”. De pena ajena.

Cualquiera en su sano juicio se hubiese retirado, pero bueno… Freddy es Freddy y vive en el mundo de Freddy. A pesar de que fue mal recibido y mal tratado, Ruz caminó junto a las poco más de veinte personas que acompañaron a Gregorio Montero desde el parque de Santa Lucía, en Mérida, hasta las oficinas estatales de Acción Nacional. Ya estando ahí, de nuevo Ruz Guzmán intentó lanzar de nuevo su “choro mareador” y ahí fue en donde las cosas pasaron a más, pues no faltó quien, ya harto, le reclamara a Freddy los despidos injustificados de trabajadores de palacio por cuestiones políticas. En este punto las cosas se pusieron color de hormiga para Ruz Guzmán quien ya no veía lo duro, sino lo tupido. No faltó quien amenazara con golpearlo.
Finalmente, queriendo aparentar una democracia que, al parecer, ni siente ni práctica y con el rostro desencajado, a Freddy no le quedó más remedio que intentar tomarse la “foto de la unidad” con Montero Martín y gritar que, cómo sea, el PAN va a ganar en Umán. Las imágenes que acompañan esta nota editorial hablan por si mismas. Usted juzgue.

Siguiente Volver
Siguiente Volver

Aquí es dónde tiene cabida otro refrán, esta vez de nuestro querido Juan Gabriel: “¿pero qué necesidad? ¿para qué tanto problema?” La madre de Forest Gump decía que “tonto es el que hace tonterías” y yo me pregunto ¿dónde están esos asesores de Freddy que, quincena a quincena, cobran su buena lana en palacio municipal? ¿cómo es posible que le dejen hacer tal ridículo? Porque aquí solo hay de dos sopas: la primera es que engañan a Freddy haciéndole creer que la gente lo adora. Y eso no es verdad. La otra sopa, es a que esos asesores les vale madre Freddy, y de paso le valemos madre también los umanenses, pues de nuestros impuestos cobran por un trabajo que no hacen, o hacen muy mal. En fin, como decía mi abuelita, que también era muy sabia: “chiquita, prepara los charritos con queso y chile, sirve la sidra, siéntate y vamos a gustar la tele” ¡Y vaya que la función va a estar buena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.