Home / Portada / Freddy Ruz: más maquillaje a la problemática de la basura en Umán

Freddy Ruz: más maquillaje a la problemática de la basura en Umán

Freddy Ruz nos vuelve a aplicar su estrategia de fingir que hace… para no hacer nada. El permiso que él, y sólo él, le dio a SIRBE para operar en Umán era ilegal y nunca iba a funcionar porque no existía un plan y una estrategia que resolviera la eterna problemática de la basura en nuestro municipio. Y lo peor de todo, es que este cambio por Pamplona, al igual que el anterior, no tiene ningún respaldo y también está basado en una ocurrencia convenenciera de Freddy Ruz.

Por: Marijose Canul

Umán, Yuc.- El banderazo y el anuncio hecho por nuestro figurín alcalde la mañana del pasado 17 de enero, con respecto al cambio de servicio de recolecta de basura en nuestro municipio, no es más que un maquillaje espeso y grotesco cuya finalidad es ocultar, al menos temporalmente, el horrible rostro de la problemática de los deshechos en Umán.

Freddy Ruz nos vuelve a aplicar su estrategia de fingir que hace… para no hacer nada. El permiso que él, y sólo él, le dio a SIRBE para operar en Umán era ilegal y nunca iba a funcionar porque no existía un plan y una estrategia que resolviera la eterna problemática de la basura en nuestro municipio. Y lo peor de todo, es que este cambio, al igual que el anterior, no tiene ningún respaldo y también está basado en una ocurrencia convenenciera de Freddy Ruz.

Hace exactamente una semana, un ciudadano propuso, con muchísima razón, que los umanenses no paguemos nuestros impuestos prediales bajo la lógica que esta administración, y la anterior, no han hecho una inversión real en obra pública y servicios municipales. Esta propuesta, al igual que las ocurrencias de Freddy Ruz, no es una solución. Dejar de pagar nuestros impuestos es darle a nuestro chechón alcalde la escusa perfecta para que continué haciendo lo que sabe hacer muy bien; darnos atole con el dedo para no hacer nada. El tema de la basura, al igual que la falta de obras y servicios públicos y programas culturales y sociales, no se ha resuelto por una simple razón: los ciudadanos no hemos tenido los huevos y los ovarios para exigirle a nuestras autoridades las cuentas claras y con esto hemos permitido que la corrupción y el nepotismo sean factor común es esta y en las anteriores administraciones.

Dejar de cumplir con nuestras obligaciones fiscales es ilegal, nos priva del justo derecho de exigirle a nuestras autoridades que cumplan. Y eso es justamente lo que ahora mismo también está haciendo Freddy Ruz con Pamplona; una ilegalidad. De nuevo, el alcalde “concesiona” un servicio sin haberse firmado una concesión y sin la aprobación del cabildo. Ningún regidor estaba enterado del asunto, hasta que Ruz Guzmán lo hizo publico en sus redes sociales. Aquí es dónde, nosotros los ciudadanos, en lugar de dejar de cumplir con nuestros compromisos debemos fajarnos los calzones y preguntarle, de entrada, al regidor Mardoqueo Uicab en dónde está su propuesta para solucionar la problemática de la basura. Los ciudadanos y los mismos regidores, en lugar de estar presumiendo fotografías en nuestros muros sociales de Facebook con Mardoqueo, debemos cuestionarle seriamente que ha hecho Uicab con el trabajo que le corresponde de acuerdo con la comisión que el mismo cabildo le asigno: salubridad y medio ambiente.

Freddy Ruz y Mardoqueo Uicab han sido incapaces y han demostrado una franca inutilidad para presentar, al menos, un proyecto que de solución definitiva al problema de la basura en Umán. La concesión que Freddy le otorgó a Pamplona es ilegal, puesto que de acuerdo a la Ley de Gobierno de los Municipios del estado de Yucatán todas las concesiones para que terceros presten servicios públicos deben ser aprobadas por el cabildo.

Sin embargo, repito, Freddy Ruz, Mardoqueo Uicab y todo el cabildo completo actúan cómo si nada les importara más que sus propios intereses y no les preocupa en lo más mínimo dejar, de nuevo, indefensa a la ciudadanía. El mismo actuar de SIRBE es un claro ejemplo: como Freddy nunca estableció una concesión legal para que SIRBE recolectara la basura en Umán, la empresa actuó como se le dio la gana y cobró las tarifas que se le vino en gana. ¿Quién sancionó ese actuar? Nadie. A pesar que el mismo Freddy aclaró en las redes sociales que la tarifa “autorizada” era de $20 los de SIRBE se servían con la cuchara grande y cobraban hasta $45, más del doble de lo que, según Freddy, es la “tarifa oficial”.

Ahora, de nuevo, Freddy y Mardoqueo dejan todo a la “buena voluntad” de la empresa y evaden toda la responsabilidad de cara a la ciudadanía, pues los usuarios debemos de hablar a un número telefónico de Pamplona para informarnos sobre las nuevas condiciones que van a regir para la prestación del servicio. Ya desde aquí empezamos muy mal, pues la obligación de informar a la ciudadanía es del ayuntamiento no del “concesionado”. ¿Para qué entonces tiene Freddy Ruz a Alvar Concha y a toda esa bola de inútiles en Comunicación Social cobrando sus jugosas quincenas pagadas con nuestros impuestos? ¿Para que tiene Mardoqueo Uicab a la psicóloga Sandra Yolibeth Martin Ciau cobrando en palacio un sueldo quincenal cómo asistente? En ambos casos la respuesta parece ser que no para informar a la ciudadanía sino para promover la imagen de sus patrones.

En lugar de dejar de pagar nuestros impuestos y presumir fotos en las redes sociales, mejor preguntémosle a Freddy y Mardoqueo ¿realmente en que nos beneficia a los ciudadanos umanenses el cambio de “concesión” en la recolecta de la basura?; si la tarifa “autorizada” para SIRBE era de $20 ¿por qué el incremento y quiénes lo autorizaron?, ¿porque los camiones están más chulos?; Mardoqueo Uicab ya tuvo tiempo suficiente para presentar la tarea que le corresponde de acuerdo a su comisión ¿dónde está su proyecto para resolver la problemática de la basura en Umán?; ¿Qué han hecho o qué están haciendo los regidores de oposición?

Yo propongo, que paguemos nuestros impuestos y cumplamos con la Ley, pero hagamos valer nuestros derechos y exijamos a los Freddys y Mardoqueos que trabajen, que para eso les pagamos a ellos y a sus asistentes. Que nos entreguen las cuentas claras y que nos mantengan informados, porque esa es su obligación. Los umanenses ya no debemos permitir más acuerdos y “concesiones” en lo obscurito ni más actos de corrupción.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.