Home / Portada / Freddy Ruz Guzmán: ¿se acabó su creatividad o se acabó su suerte?

Freddy Ruz Guzmán: ¿se acabó su creatividad o se acabó su suerte?

Por Omar Xool

Desde hace algún tiempo o, mejor dicho, desde que retomó la alcaldía, a Freddy Ruz se le ha visto muy pocas veces en eventos municipales y, al parecer, sólo asiste a aquellos en donde estarán presentes autoridades estatales, ¿por qué? No falta quien afirme que es porque Umán y sus ciudadanos ya no le importan pues ya logró lo que él quería: enriquecerse él y su familia. Otros aseguran que es por temor al reclamo ciudadano, pues en su campaña pasada dejó tantos “Freddyvales” y compromisos con lideresas sin pagar que teme que le reclamen en público. Otros tantos más, juran y perjuran que Freddy está más preocupado y ocupado en conseguir un puesto en la directiva estatal del PAN para, después, brincar a una diputación que ya Umán ni le importa.

El caso, es que es muy notoria su falta de creatividad y exceso de repetividad, es decir, en todos sus discursos dice lo mismo, aunque no tenga nada que ver. Anteayer se llevó a cabo la entrega de certificados del COBAY Umán y, como siempre, volvió a decir lo mismo: Que hizo domos en todas las escuelas, que Umán es el único municipio con una funeraria municipal y que inauguró una veterinaria municipal, así como una farmacia… Eso todo el mundo en Umán ya lo sabe, porque él se ha encargado de repetirlo en muchas ocasiones y lo dijo, hasta el cansancio, en su pasada campaña electoral.

La gente está esperando que mencione que ya se repararon las calles; que él y sus asesores e incondicionales de palacio ya no abrirá ningún negocio más con el dinero del pueblo; que ya educó a sus policías municipales y que ya no están deteniendo a nadie violentando el debido proceso, ni quitándole placas a los mototaxis por cuestiones políticas o que su director de la policía ya no está mandando citatorios a los ciudadanos, como si fuese el ministerio público, a manera de intimidación; que ya se inició una campaña en serio para abatir los altos índices de alcoholismo, que tanto daño hacen a la salud física y mental y que dañan gravemente la economía familiar, y que sus directores, sobre todo el de deportes, son un ejemplo de ello en la vida real y en las redes sociales; que los comisarios municipales están trabajando por el bien de sus comisarías y no vendiendo alcohol en clandestinos cómo se asegura que hace cierta comisaria. En pocas palabras, que ya ha atendido las necesidades del municipio, que vaya que son muchas. Ya nadie le cree señor alcalde, mejor haga las cosas un poco «menos peor» de lo que ha hecho hasta ahora, quizá así la gente le deje de molestar solicitando parques dignos; seguridad pública; alumbrado; programas sociales, deportivos y culturales, etc. y tenga usted, junto con sus empleados, su policía y sus regidores, menos problemas legales en los tribunales federales de distrito, en la Fiscalía General de la República, en la CODHEY y en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, si eso es lo que le enoja. Cómo dirían los clásicos “¿Pero que necesidad? ¿Para qué tanto problema?”

Al menos exíjale a su asesor de imagen, publirrelacionista y representante de negocios Alvar Concha Lara que le eche más ganas y le elabore bien sus discursos y así no ya aburra a las personas que acuden a esos eventos, que si le aplauden es solo para darle a usted por su lado y a ver si de esa manera soluciona los problemas, por educación, porque ya no quieren oírlo o, mejor aún, quisieran escuchar cosas buenas y sobre todo que se vean plasmadas en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.