Home / Portada / Freddy Ruz chamaquea a los regidores y los deja hechos unos pendejos (y 2)

Freddy Ruz chamaquea a los regidores y los deja hechos unos pendejos (y 2)

Los regidores tuvieron enfrente a los comisarios municipales reclamando una indemnización, todos accedieron a “regalarles” su aguinaldo, pero nadie les pidió a esas autoridades auxiliares salientes un informe sobre el ¿trabajo? que desempeñaron durante los pasados tres años. 

Por: Marijose Canul

Debería haberles dado vergüenza. A todos los ahí presentes en esa reunión de cabildo, realizada la noche del 29 de noviembre, debió darles vergüenza. Pero cómo no la conocen por eso muestran tal descaro.

El primer caradura presente en esa reunión es el alcalde, Freddy Ruz. Frente a él tuvo a casi todos los comisarios que fueron sus compinches “compra votos” durante las pasadas elecciones. La gran mayoría de esos comisarios fraguaron con Freddy gran parte de los presuntos delitos electorales que le llevaron a “ganar” su reelección para, después, traicionarlos.

Todos y cada uno de los regidores también son una panda de desvergonzados… además de pendejos, pues tuvieron enfrente a todos esos comisarios salientes y nadie, NADIE, levantó su manita para pedirles cuentas. Pero, además, ¿cómo se atreve Gonzalo Canché a representar a una pandilla que, durante tres años, operó fuera de la Ley para Freddy Ruz?

Es muy importante preguntarle al regidor de Morena a quién representa él ¿a su partido, a si mismo o al pueblo de Umán? pues, al parecer, a Gonzalo sólo interesa hacer “amarres” sin importar la clase de persona con las que lo haga. “Grandes personalidades…” les llama el regidor, en un vídeo que él mismo publicó en su muro de Facebook, quizá ignorando que esas “personalidades” son los grandes culpables que las comisarías de Umán sumen tres años más de rezago social por parte de las autoridades. El apoyo que Gonzalo les brinda a estos comisarios es un insulto y una bofetada para los habitantes de todas esas comisarías que esas autoridades auxiliares dicen representar. Gonzalo debería estar avergonzado y avergonzado en serio.

Pero no. La gente que importa. Tres años más de abandono en las comisarías no le interesan al regidor con tal de preparar el camino para ser elegible y ¿por qué no? ser el próximo presidente municipal. ¿Por qué no fue Gonzalo a Xcucul Sur para preguntarle a sus habitantes por el desempeño de Gabriel Pech? Con toda seguridad le dirían que nunca hizo nada porque nunca se le veía por allá. ¿Por qué no investigó a Albertico, quién durante tres años sólo se dedicó a “flautearsela” en las redes sociales a Freddy Ruz sin hacer nada por Dzibikak? El único que verdaderamente se salva de la quema y vale la pena es Julián, representante de la Hacienda Tanil.

Y realmente no necesitamos hacer mucha labor de investigación, sólo basta con preguntarse ¿por qué ahora sí tienen los “huevos”, y los “ovarios” según sea el caso, los comisarios municipales para ir a una junta de cabildo y protestar cuando antes todos callaban y aceptaban sumisamente mendrugos de parte de Freddy Ruz, al que hasta la mano le lamían, como hacen los perros agradecidos? ¿Cuándo, antes, los comisarios alzaron la voz y le exigieron con valor a su alcalde recursos y servicios para sus comisarías? ¿Cuándo, antes, confrontaron a Freddy, o a cualquier otro presidente municipal, para subsanar las injusticias sociales que padecen los habitantes de sus comunidades? Y la respuesta es sencilla: NUNCA ANTES, porque ellos sólo pelean por sus propios intereses, así lo han hecho antes, así lo hacen ahora y así lo seguirán haciendo. Ojalá que Joaquín Díaz Mena de una lectura correcta a este tipo de “amarres” políticos y que los recursos federales no caigan en manos de gente que ha demostrado que lo único que quieren es llevar agua para su molino, porque entonces las comisarías de Umán sumarán otros tres años más de abandono y rezago social y los recursos públicos en los bolsillos de unos cuantos desvergonzados vivales.

Así las cosas, los comisarios salientes cenarán está Navidad un pavo gordo, mientras que la gente de las comisarías mendiga una tortilla chuchul para llevarse a la boca… pero eso, dentro de su tremenda pendejez, al cabildo umanense no le importa. Por eso Umán está cómo está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.