Home / Portada / Exhibe públicamente un regidor la inutilidad del cabildo umanense

Exhibe públicamente un regidor la inutilidad del cabildo umanense

El vídeo muestra a unos desvergonzados regidores del PAN, PRI y Verde alzar dócilmente la mano para avalar un posible daño patrimonial. Las burdas e infantiles argumentaciones del alcalde umanense, y de su tesorero municipal, para justificar la exención de impuestos a bailes aceptadas por los regidores parece demostrar que están maiceados y/o son unos ignorantes en cuestiones legales y/o son una comparsa de Freddy Ruz.

Por: Marijose Canul

Umán, Yuc. a 30 de octubre de 2018.- El día de ayer, al mediodía, el regidor Gonzalo Canché, mediante su página social de Facebook, transmitió en vivo la tercera sesión ordinaria del cabildo del H. Ayuntamiento de Umán. En el vídeo, que dura poco más de 46 minutos, queda expuesto el total desconocimiento que la gran mayoría de los regidores tiene de las leyes, normas, reglamentos y bandos para legislar y, sobre todo, revisar y aprobar las cuentas públicas. Queda también en evidencia, la grosera sumisión al alcalde que muestran la gran mayoría de ellos, empezando por el secretario de la comuna, José Manuel Ruiz; la síndica municipal, Grisely Güémez hasta llegar al “empresario” Mardoqueo Uicab. En el vídeo se aprecia cómo Canché Cetz cuestiona, con argumentos legales, la falta de claridad y los errores que se presentan en la cuenta pública municipal correspondiente al mes de septiembre del 2018 mientras los demás regidores agachan la cabeza sin saber que está ocurriendo y del por qué están allí, mientras hojean nerviosamente sus papeles.

¿Cómo puede ser posible que ninguno de ellos se haya percatado que, de acuerdo a la Ley, es irregular que se presente en ceros el rubro de “Espectáculos y Diversiones Públicas” del mes de septiembre? Incluso, ninguno de ellos reaccionó ante la infantil contestación que el mismo Freddy Ruz ofreció: “…vienen los señores (a solicitar el permiso) y están acostumbrados a que a veces, nunca se les cobra…”. El mismo tesorero municipal que entró al “quite”, con la intensión de “defender” a su presidente, empeoró las cosas al afirmar que: “…nosotros (el ayuntamiento) apoyamos a los gremios, apara que hagan el gremio… entonces, imagínate si les doy apoyo y todavía les tengo que cobrar (ese impuesto) por el baile…”, comentario que remató Freddy Ruz con otra joya “…y si tu les cobras, se molestan…”. Todo ello se puede apreciar en el fragmento del mencionado vídeo que aquí anexamos. Lo patético de todo ello es que, a pesar de esta y otras irregularidades, todo el cabildo, menos Gonzalo, alzó su manita para aprobar una cuenta que presenta muchas zonas oscuras.

 

Esa cuenta jamás debió de aprobarse, hasta que el alcalde justifique plenamente por qué decidió otorgar excepciones en el cobro de los impuestos de “Espectáculos y Diversiones Públicas”. Las explicaciones ofrecidas por el alcalde y su tesorero no tienen ningún sustento legal: ninguna dependencia está facultada para dejar de cobrar un impuesto porque por el simple hecho que los causantes “no están acostumbrados a pagarlo y se molestan si les cobras”. El Artículo 28 de nuestra Constitución es muy claro al respecto: “En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos (as) las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes”. El Código Fiscal de la Federación faculta al ejecutivo federal para condonar o eximir, total o parcialmente, el pago de contribuciones en casos muy puntuales: que el cumplimiento de ese pago ocasione una grave afectación a la economía nacional o regional y en casos de desastres naturales. Por analogía podemos argumentar que, si el presidente de la republica tiene esas facultades igual la puede ejercer un presidente municipal. Sin embargo, el grave error cometido por Freddy Ruz es que nunca justifica legalmente las exenciones aplicadas a quienes llevan al cabo espectáculos y diversiones públicas en Umán. La costumbre y el enojo no forman parte de los supuestos el Código Fiscal.

 

El principio de legalidad en materia fiscal indica que no puede existir contribución alguna sin que se encuentre establecida en una ley (nullum tributum sine lege), pero si existe debe aplicarse sin excepción alguna. ¿Por qué debe ser así? Porque el Ayuntamiento no puede evadirse a su obligación de gobernar el municipio, y gobernar lleva implícito el hacer las erogaciones indispensables para cumplir dicha función. Esto que pareciera tan simple constituye una prevención que, en caso de no atenderse por los regidores, puede acarrearles responsabilidades de alcance legal insospechado. En primer lugar, podrían estar avalando un presunto daño patrimonial cuyo monto económico y alcances sociales habría que cuantificar, de ahí la obligación que tienen de preguntar, tal y cómo lo hizo el regidor Gonzalo ¿por qué ese rubro se presenta en ceros sin justificación alguna?

Los regidores umanenses aprobaron, como borregos, una cuenta pública sin cuestionarle y exigirle al alcalde que presente los argumentos por los cuales decidió exentar de impuestos a los gremios, por ejemplo. Y el alcalde también está obligado a informar a cuanto asciende el monto total de esas exenciones que, de haberse cobrado, se debieron haber reflejado en programas sociales y servicios públicos.

El vídeo muestra a unos regidores tan ignorantes de su labor, que no perciben que la solución real no es avalar la ilegal exención de impuestos hecha a discreción y a conveniencia personal y política de Freddy Ruz, sino asegurarse que, una vez recaudado esos recursos, se empleen de manera transparente y honesta y se le regresen a la ciudadanía en forma de servicios públicos y asistencia social. Cómo diría el famoso Chavo del Ocho ¡Ah, pero que brutos son!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.