Home / Kanasín / ¿El IVEY cómplice de daños ecológicos en Kanasín?

¿El IVEY cómplice de daños ecológicos en Kanasín?

Por Félix Bigman

La parcela 421, del ejido de Kanasín, es un lugar designado como selva que, en la actualidad, ha resultado devastada dado que en esas tierras han sido construidos fraccionamientos violando toda ley ambiental. En la actualidad el Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán, IVEY, y su titular, César Armando Escobedo May, promueven la invasión de tierras en esa zona sabiendo que la raíz del mal radica a partir del grupo Tabasco de Andrés Granier Melo y José Manuel Sainz Pineda. Tanto la parcela 421, como todas las afectadas en la asamblea amañada del 26 de diciembre del año 2010, son las que entran en los programas llamados regularización para tu bienestar de esa institución. Mientras, las autoridades ambientales estatales y federales fingen que nada pasa. Al menos se supone que esa asamblea está en un juicio agrario en el que hay otras. ¿que estará pasando en el tribunal agrario?

Uno de los tan lamentables casos de despojo, es el del ejidatario Nicolás Uicab Chan, quien en el año 2013 fue despojado de su tierra ubicada en la colonia San Camilo II, que le servía para sembrar hortalizas, el IVEY metió a una invasora de nombre Domitila May Baas. Según relata el afectado, eso derivó en agresiones por parte de la familia de la invasora motivó que llevo a la denuncia 2123/23/3013 interpuesta en la agencia 23 en Kanasín.

Se rumora por ahí, que mientras los ejidatario de Kanasín cada día que pasa tienen menos tierras por el despojo en el que participa el IVEY, su titular, Escobedo May, se ha hecho de tierras en varios ejidos de Yucatán de forma bastante turbia, alguna autoridad debiera hacerla una auditoría para ver a cuanto ascienden sus bienes materiales y monetario, en contraste de lo que poseía cuando inició en esa institución.

Para iniciar, sería bueno escuchar que tienen que decir las instituciones responsables que debieran velar por defender el medio ambiente y la ecología como lo son SEMARNAT, PROFEPA y SEDUMA, al igual que la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán, CODHEY, pues no hay que olvidar que estos daños ecológicos y ambientales repercuten de forma preponderante en los derechos humanos de todos los kanasinenses y yucatecos en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.