Home / Portada / Destapamos la cloaca en Umán (y VI)

Destapamos la cloaca en Umán (y VI)

Todas estas irregularidades parecen indicar que el permiso se le otorgó a Carmen Guzmán mediante tráfico de influencias y, aparentemente, al amparo de su hijo. ¿Qué tan involucrado está en todo esto Mauricio Vila, el actual gobernador? Bueno, eso se tendrá que aclarar en su momento durante el juicio legal. Por lo pronto ya hemos expuesto la manera en que las familias Ruz Guzmán y Couoh Uc operan para realizar presuntas actividades ilícitas como lavado de dinero, asociación delictuosa, evasión de impuestos, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias. Las pruebas ahí están, las hemos mostrado y pronto estarán en manos de un juez, quien llamará a rendir cuentas, en su momento, a todos y cada uno de los involucrados.

Por: Consejo Editorial

En la pasada quinta entrega, de la serie que conforma este reportaje de investigación, evidenciamos cómo la esposa del alcalde panista de Umán, Nelvy Couoh Uc, se confabuló con su suegra, Carmen Guzmán Ruz, la madre de Freddy Ruz, para adquirir y realizar trámites ante el catastro municipal de la ciudad de Mérida para legalizar la compra del predio No. 444, ubicado en la calle 20 entre 21 Diag. y 27 Diag., de la Col. Ciudad Industrial, en Mérida.
La dudosa procedencia del dinero con el cual ambas mujeres adquirieron el predio no es, al parecer, el único acto de presunta corrupción y enriquecimiento ilícito ya que, aparentemente, la Guzmán utilizó sus influencias para obtener de manera indebida una concesión para la venta de bebidas alcohólicas para que, en ese mismo predio, abran una cantina bajo el disfraz de “restaurante-bar”.

Recordemos que Carmen Guzmán adquirió el predio, de acuerdo al acta notarial de la cual mostramos la imagen en la entrega pasada, en junio 15 del 2016. El caso es que el día 9 de agosto del 2016, poco más de mes y medio desde la adquisición del predio, Carmen Guzmán tenía en sus manos un documento emitido por la Dirección de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Mérida, durante la administración de Mauricio Vila cómo alcalde, en el cual le informan que es factible el uso de suelo para un restaurante-bar en ese sitio. Es asombrosa la rapidez con la cual el ayuntamiento meridano a cargo del ex alcalde Mauricio Vila realizó el estudio sobre el impacto ambiental, urbano y social para determinar de manera afirmativa a favor de Carmen Guzmán. Pero además, nadie pareció darse cuenta que cerca del negocio de la Guzmán hay un parque, el de los soldados, y una iglesia, por lo tanto es impasible la viabilidad para ese giro comercial toda vez que los reglamentos y normas lo prohiben ¿Habrá tenido algo que ver la influencia y la relaciones de su hijo, Freddy Ruz, con Mauricio Vila? ¿Se realizó algún pacto o trato entre ambos alcaldes? En la imagen que anexamos de ese documento se puede ver la fecha con toda claridad.

Siguiente Volver
Siguiente Volver

El asunto se torna aun más extraño cuando en la anuencia (permiso), expedida por la misma dirección de desarrollo urbano de Mérida con fecha 27 de enero de 2017; en el apartado de “RESTRICCIONES”, punto 1, se especifica que la anuencia se aprobó en una sesión de cabildo celebrada el día 5 de agosto de 2016 ¡cinco días antes que emitiera la dirección de desarrollo urbano la constancia de factibilidad cuya fecha, recordemos, es de 9 de agosto de 2016! ¿Por qué esa grave irregularidad? ¿En base a qué emitió dicho cabildo la anuncia, si el estudio de factibilidad dio su veredicto oficial cinco día después? ¿Por qué si el cabildo meridano aprobó la anuencia en agosto de 2016 y el documento se emitió hasta enero de 2017, casi medio año después? ¿Será que esa diferencia de tiempo sirvió para ocultar que, probablemente, el permiso no fue aprobado por cabildo? Y, lo más importante ¿por qué se aprobó esa anuencia para vender bebidas alcohólicas si los reglamentos y normas indican que estas no pueden ser otorgadas a ningún pariente directo de los presidentes municipales? ¿Se realizó un estudio de factibilidad y se pasó por alto que Carmen Guzmán es la madre de Freddy Ruz, presidente municipal de Umán durante el periodo 2015-2018 y, por este hecho, no puede ser propietaria de un negocio cuyo giro sea la venta de bebidas alcohólicas?

Todas esas irregularidades parecen indicar que el permiso se le otorgó a Carmen Guzmán mediante tráfico de influencias y, aparentemente, al amparo de su hijo, pues no hay otra explicación del por qué los documentos expedidos por la dirección de desarrollo urbano de Mérida presenten tan graves errores. ¿Qué tan involucrado está en todo esto Mauricio Vila, el actual gobernador? Bueno, eso se tendrá que aclarar en su momento durante el juicio legal. Por lo pronto ya hemos expuesto la manera en que las familias Ruz Guzmán y Couoh Uc operan para realizar presuntas actividades ilícitas como lavado de dinero, asociación delictuosa, evasión de impuestos, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias. Las pruebas ahí están, las hemos mostrado y pronto estarán en manos de un juez, quien llamará a rendir cuentas, en su momento, a todos y cada uno de los involucrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.