Home / Portada / Castío Ruz y Ruz Guzmán; sus obsesiones por el poder

Castío Ruz y Ruz Guzmán; sus obsesiones por el poder

Por: El Duende Verde

De veras qué vivir del presupuesto es adictivo. Y eso es precisamente a lo que se enviciaron Enrique Castío y Freddy Ruz , quienes después de probar las mieles del poder se obsesionaron con él y ahora buscan seguir colgados de la ubre del erario; uno pretende ser reelegido diputado local por el octavo distrito y el otro quiere reelegirse como alcalde.

Hinchados de dinero ya están, mas su enfermiza obsesión de seguir llenando sus bolsillos les nubla la razón y a pesar de que se saben repudiados por la ciudadanía, intentan a toda costa y bajo engaños conseguir sus votos nuevamente.

¿Será que entre las filas del PRI y del PAN no haya gente nueva y capaz y los dirigentes tienen que reciclar políticos ya quemados y con negros historiales en su haber como estos dos sujetos (Castío Ruz y Ruz Guzmán) para hacerlos de nuevo sus candidatos? Esa es pusilánime forma de actuar de esos partidos es la que los llevará a la derrota inminente en las próximas elecciones.

Haciendo memoria

Enrique Castillo Ruz, quien fuera alcalde de la ciudad en el periodo 2004-2007, encabezó una administración que se vio empañada por el tremendo desvío que hizo Quique de las aportaciones del ISSTEY y que dejó en total indefensión a los trabajadores del ayuntamiento, tampoco se puede olvidar el lio en que se vio involucrado su secretario “Cristian” que daba apoyos de cincuenta pesos pero que la gente firmaba por 500, o más. Enrique Castillo fue un alcalde que supo utilizar a la gente y manipularla con apoyos de 20 a 50 pesos que llevaba en su bolsillo y daba a la gente para que lo dejaran en paz, casi nunca estaba en palacio porque decía que la gente solo iba a pedir apoyos y se refugiaba en la biblioteca, obras publicas o en su negocio Tiempo Nuevo.

Ni siquiera termino su gestión y se fue para diputado local, cargo en el cual jamás regreso a la ciudad de Umán y ni hizo nada por ella, luego, como diputado federal, mucho menos se le vio por el municipio, pues según siempre estaba en ciudad de México; otra trinchera en la cual pudo ayudar a la ciudad y no lo hizo.

Después fue llamado por el gobernador Zapata Bello para ser el primer “analfabeta”como secretario del trabajo, encomienda que solo sirvió para acomodar a sus allegados en diversos puestos, pero para la ciudadanía que acudía a pedir ayuda, nada de nada, de esos cinco años creo solo un par de veces realizo ferias del trabajo, haciendo pasando totalmente desapercibido, pero, eso sí, cobrando su jugoso sueldo estatal.

Y así este señor se la ha pasado de puesto en puesto siempre buscando su beneficio personal y ahora en ese trampolín político quiere catapultarse de nuevo a una diputación. Son mas de 12 anos de vivir colgado como una garrapata de la ubre de la política.

Freddy Ruz Guzmán

Otro ejemplo de político que también se acostumbró a beneficiarse del presupuesto es Freddy Ruz Guzmán, quien de igual forma supo ganarse a la gente con su historia de carencias y de su superación, este joven “engañó” a toda la ciudadanía umanense con su supuesta humildad para que, al llegar al poder, se convirtiera en todo un prepotente, ególatra y vengativo; se dedico a enriquecerse aceleradamente al cabo de que, en dos años, se ha hecho de diversos predios, le compró autos a su mama, a sus hermanos, e incluso se especula que es dueño hasta de un rancho.

Este alcalde, al que muchos califican del peor que ha tenido Umán, desde que inicio su gestión se dedicó a quejarse de las deudas y malos manejos que, según él, le dejaron las anteriores administraciones… pero ¿por qué nunca hizo nada legalmente si, según él, tenía pruebas contra las anteriores administraciones?
En dos años, ya casi tres, son muy pocas las obras que ha realizado y las que grita a los cuatro vientos, que sepa Freddy que no es un favor lo que le hace a la ciudadanía, sino que es su obligación.

Hoy ninguno de estos sujetos de marras podrá engañar más a la ciudadanía, todos saben su pasado y su presente, sus ambiciones, su obsesión, cosa que terminará pesando en las próximas elecciones y con las derrotas que se llevarán el 01 de julio será su tumba política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.