Home / Policía / Aumentan los asesinatos en Yucatán

Aumentan los asesinatos en Yucatán

La alta percepción de seguridad que prevalece entre los yucatecos resulta una ficción ante el significativo aumento en la incidencia de homicidios calificados registrados en el Estado, hasta el segundo cuatrimestre del año.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) de la Secretaría de Gobernación, reveló que en general hay una disminución en la incidencia delictiva, con base a las denuncias penales interpuestas, sin embargo, los homicidios calificados tienden a la alza.

La Segob sustentó el estudio de la asociación Semáforo Delictiva, la cual estableció que en agosto pasado, en el Estado se colocó la luz roja en el rubro de homicidios dolosos y en violaciones.

De acuerdo con el SNSP, en los primeros ocho meses del año, en Yucatán ya se cometieron 38 homicidios cometidos con dolo, alevosía y ventaja, de los cuales, uno de ellos fue pagado, en éste caso por parte de Martín Alberto Medina Sonda, quien fue acusado de lavado de dinero en la administración del ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo y su ex secretario de Finanzas, José Manuel Sáiz Pineda.

Por ende, hay un aumento del 18.75 por ciento con respecto al mismo período de 20l6, cuando la suma fue de 32 casos de personas a quienes se les sesgó la vida de manera violenta.

Entre los asesinatos cometidos en el octavo mes destacó el caso investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Yucatán, Carlos Alberto Pérez Álvarez, fue asesinado por dos de sus amigos de parranda, de los cuales uno de ellos se entregó a la policía debido a su remordimiento de conciencia.

Irónicamente, uno de los homicidas, José David Flores Morales, resultó beneficiado por el Sistema de Justicia Penal Acusatorio y Oral, así como el nuevo Código Procesal Penal que lo sustenta, ya que recuperó su libertad por confesar su participación en el delito, por cooperar con las autoridades judiciales y porque presuntamente no fue el autor material del crimen cometido.

Asimismo, está el caso del homicidio múltiple cometido por Eduardo Alejandro Mazún Díaz, de 19 años de edad, quien bajo el influjo de la marihuana y el alcohol asesinó a su padre, Paulo Mazún Nahuat, y a su madrastra, María Poot Dzib, de 40 y 38 años de edad, respectivamente, y posteriormente, dejó mal herido a su padrastro, suceso registrado el pasado 6 de agosto.

De igual forma, aún está prófugo el asesino de José González Canto, de 75 años de edad, cuya causa de la muerte fue asfixia por sofocación.

El pasado 23 del octavo mes del año, el septuagenario fue asesinado cuando estaba en el interior de su domicilio, ubicado en la calle 59-A entre 76 y 78 del Centro Histórico, donde habían huellas de violencia, por lo que la principal línea de investigación que se sigue es la del robo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*