Home / Portada / Andrei ¿el chico malo de Umán…Y terror de los polecias?

Andrei ¿el chico malo de Umán…Y terror de los polecias?

Por El Duende Verde

Pa’ enterarse del breve cuento que nos contaron de un chico malo, pos primero preste usted mucha atención para leer bien, le aseguramos que quedará picado y con ganas de más. La historia inicia cuando “La Nena” y su chofer, Andrei, decidieron irse a comprar unas caguamas pa’ chuparselas y pos darle gusto al cuerpo. Y pos narran ahí andaban jalando los dos, buscando una marisquería abierta, quesque porque Andre le prometió dispararle los ostiones a “La Nena” que porque era su cumpleaños, finalmente dicen cómo no había nada abierto “La Nena” se tuvo que conformar con una crema de camarón untado. Ya cuando “La Nena” estaba bien pedo, pues Andrei le sacó a seguir la parranda sólo, no vaya a ser que la cosa se pusiera dura, porque le agarraba lejos la casa de “La Nena”.

El que me contó la historia no me la quiso hacer muy larga, y me dijo que Andrei dejó a “La Nena” bien jetón en su cantona.

Cuenta que ya en la carretera, Andrei decide cargar gasolina y pos se pone en la fila para que le llenen el bien tanque.

En eso estaba cuando una patrulla se estaciona detrás de él y Andrei, ya medio locochón, decide irse en reversa ¡y pum! …que le parte su mauser a la camioneta de los tiras. Después se baja, y con esa boca con la besa a su madre les dice a los polís hasta de lo que se van a morir y cómo estos no son mochos, pues lo someten. Como vieron que el Andrei estaba bien pedo y la cosa se estaba poniendo dura, pues lo sentaron, pa’ que no se vaya a desmayar y lo enchiqueraron un rato en la tomandancia, además le decomisaron una yerba que Andrei juraba y perjuraba que le servía pa’ curar la reuma. Ya por la mañana “La Nena” ordenó que su chofer fuera liberado, ¡ah, pero eso sí! Le entregó unos reconocimientos a una poli, quién recibió el diploma con buena cara, según se ve en la foto.

Siguiente Volver
Siguiente Volver

El cuentista dice que “La Nena” derramó algunas lágrimas en el acto, que porque el chico le quedó magullado y adolorido por la detención.

¡Ah, pero la historia no acaba aquí! El narrador nos chismea que Andrei no estaba tan pedo cómo se suponía, pues hace unos días reconoció a uno de los polís que lo detuvieron y al grito de ¡donde las dan las agarran! que le cae a guamazos al tira y le revienta un oído. Y bueno, pos terminamos el cuento con una frase que dicen que Andrei le dijo a “La Nena”: Yo te doy pa’ lo que quieras, tú me das pa’ no chambear. ¡Chale!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.